jueves. 07.07.2022
Infraestructuras

Barjas reclama a la Diputación el arreglo de las carreteras del municipio

El acceso a la aldea de Quintela donde Sorogoyen ha rodado ‘As bestas’ es el vial en peor estado
                      Un cartel advierte del mal estado de la carretera de Vegas de Seo a Quintela. L. DE LA MATA
Un cartel advierte del mal estado de la carretera de Vegas de Seo a Quintela. L. DE LA MATA

«Firme en mal estado. Circulen con precaución. Disculpen las molestias». El cartel que advierte de las malas condiciones de la carretera que desde Vegas de Seo conduce a Quintela no miente. Lo comprobaron este otoño los profesionales del rodaje de la película As bestas, de Rodrigo Sorogoyen. Incluso se llevaron un susto cuando uno de los camiones que trasladaba el equipo se quedó a un palmo de despeñarse en una curva donde el firme cedió bajo las ruedas.

«Es la carretera que peor está del municipio, pero en el resto, salvo algún parche, tampoco han hecho nada desde que las asfaltaron hace más de veinte años», se quejaba ayer el alcalde de Barjas, Alfredo de Arriba, que esta semana remitirá un escrito a la Diputación de León para que arreglen los accesos a los distintos pueblos del municipio.

El rodaje de As Bestas ha puesto el foco en el mal estado de toda la red en Barjas, recalca De Arriba, que pide ayuda a la Diputación, titular de los viales. «Que venga a ver esto porque es una pena como estamos», se lamenta. El alcalde del municipio más despoblado del Bierzo —con apenas 167 habitantes censados, ha perdido más de la mitad de sus vecinos en veinte años— también echa en falta un mantenimiento para desbrozar las cunetas. De echo, para abrir paso a Quintela a los camiones y furgonetas del equipo de Sorogoyen a finales del verano fue necesario que la cuadrilla de trabajadores municipales retirara ramas y maleza de las orillas del vial para que los vehículos pudieran pasar.

Pero la de Quintela, siendo la que se encuentra en peores condiciones, no es la única carretera donde el firme está en malas condiciones. El tramo desde Barjas a Vega de Seo, o el vial a Campo de Liebre. Que en Quintela solo viva un vecino o dos en Campo de Liebre, ha hecho que el estado de las carreteras no sea una prioridad en estos años. Pero como decía ayer el alcalde de Barjas, estamos ante la pescadilla que se muerde la cola. «¿Cómo va a querer vivir aquí nadie con estas carreteras? Si estuvieran mejor igual compraban alguna casa en los pueblos y la arreglaban. Aquí se podrían abrir más casas rurales», argumenta, convencido de que el turismo rural, en un municipio que cuenta con atractivos como el Hayedo de Busmayor, puede generar más actividad económica de la que aporta hoy.

Barjas reclama a la Diputación el arreglo de las carreteras del municipio
Comentarios