jueves 27.02.2020
Energías limpias

La central de calor sólo está a la espera del convenio Junta-Ayuntamiento

Las instalaciones ya están terminadas y se sumarán a la primera red inaugurada en Aranda
Imagen de ayer de las instalaciones ya finalizadas en el barrio de Compostilla. L. DE LA MATA
Imagen de ayer de las instalaciones ya finalizadas en el barrio de Compostilla. L. DE LA MATA

La central de calor de Ponferrada, uno de los proyectos estrella de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente para la ciudad de Ponferrada por la utilización de energías limpias, ya sólo está a la espera de la firma de un convenio entre la Junta y el Ayuntamiento que podría tener como fecha el próximo mes de febrero.

Ya el pasado mes de noviembre, durante una visita a Carracedelo, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, adelantó que el proyecto esta ya ultimado y cuenta con «todos los plácets administrativos». Suárez-Quiñones ha defendido desde el primer día esta red por los beneficios tanto para la economía circular, al promover el uso de un recurso energético endógeno como la biomasa, como para el medio ambiente, al eliminar chimeneas con emisiones inadecuadas.

Ese convenio entre ambas administraciones se centrará en la contratación del suministro para los edificios municipales. El pasado verano, tras visitar las instalaciones, Olegario Ramón, trasladó la preocupación vecinal existente en el barrio y en otras zonas de la ciudad respecto al cumplimiento riguroso de los estándares exigibles en cuanto a la calidad ambiental, como consecuencia de la generación de esas emisiones y residuos. También han existido algunas quejas vecinales y hay un proceso abierto en los juzgados.

Plazos
La previsión es que el acuerdo entre ambas administraciones se firme el próximo mes de febrero

El proyecto ha recuperado la actualidad ya que este mes de enero la Junta ha inaugurado en Aranda de Duero (Burgos) una red de calor muy similar, que permitirá abastecer de calefacción y agua caliente sanitaria a 4.600 viviendas y 30 edificios públicos del municipio. Se trata además de la primera experiencia en España de hibridación entre una red de calor que se abastece de energía térmica con biomasa y una central de cogeneración de energía eléctrica, ubicada en la planta industrial de Michelín.

La red de calor con biomasa de Ponferrada está diseñada para dar servicio de calefacción y de agua caliente sanitaria a más de una veintena de edificios públicos, tanto de la Junta como del Ayuntamiento, entre los que se sitúan centros educativos, sanitarios, instalaciones deportivas y edificios administrativos. Además, los bloques de viviendas de la zona con calefacción centralizada tendrán la posibilidad de conectarse a la red de calor. En la primera fase se ha construido una central de producción de energía térmica, en la que inicialmente se ha instalado una caldera de biomasa de 4,5 MW, con una instalación preparada y diseñada para albergar otras dos calderas de 4,5 MW, con una potencia máxima futura 13,5 MW térmicos. Estas calderas de calefacción serán de última tecnología y emplearán como combustible madera natural, en este caso chopo, pino y roble procedente de masas forestales de la zona. El presupuesto estimado para la obra de la primera fase fue de 4.058.779 euros, a lo que se sumará un millón de euros más en cada una de las siguientes fases.

La capacidad máxima de suministro de energía térmica es de 25.000 MWh al año y el consumo máximo previsto de biomasa, de 7.800 toneladas al año, según se publicó en las bases del proyecto en el Bocyl.

La central de calor sólo está a la espera del convenio Junta-Ayuntamiento