martes 24/5/22
Tribunales

Condenan a Cacabelos a retirar el asfalto de una finca ocupada para calle

El Ayuntamiento abrió el vial Puerto de Piedrafita sin reconocer la titularidad de la demandante
                      Entrada a la calle Puerto de Piedrafita de Cacabelos, ya urbanizada, sobre un solar privado de casi cien metros cuadrados. ANA F. BARREDO
Entrada a la calle Puerto de Piedrafita de Cacabelos, ya urbanizada, sobre un solar privado de casi cien metros cuadrados. ANA F. BARREDO

En la mayoría de las ocasiones es la Administración la que suele tirar de las orejas al contribuyente por sus infracciones, pero en este caso es justo al revés. Una vecina de Cacabelos ha conseguido ganar al Ayuntamiento un pleito por la propiedad de su finca urbana, que en su día fue invadida para abrir una calle. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Ponferrada ha dado la razón a la demandante, después de que el Ayuntamiento de Cacabelos hiciera caso omiso, invadiera su terreno y construyera encima de ella una calle, ahora ya terminada y en servicio público.

La sentencia a la que ha tenido acceso este periódico y que aún es recurrible, condena al Ayuntamiento a devolver a su antiguo estado el solar urbano ocupado para abrir la calle. En el dictamen judicial se declara la titularidad de la finca a la mujer que encabezó la demanda y a otras dos personas. La demandante había intentado en numerosas ocasiones llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Cacabelos. Registró varias instancias reclamando su propiedad, pero desde el consistorio no lo aceptaron y vinieron a decir que no estaba acreditado del todo que fuera la legítima dueña de la finca ocupada para abrir la calle Puerto de Piedrafita, situada de forma perpendicular entre la avenida de Arganza y la calle Valle de Fornela. Se trata de un vial que da a la carretera que va de Cacabelos hacia Quilós, un poco antes de llegar al cementerio, tomando el entronque en el cruce próximo al puente del río Cúa.

Ante la ausencia de acuerdo con el Ayuntamiento, la demandante decidió poner el asunto en manos de la Justicia y logró ahora una primera sentencia que obliga al Ayuntamiento a reconocer la propiedad privada y a revertir al estado anterior la finca de una superficie de 83 metros cuadrados. El asunto viene arrastrándose desde el 2018, cuando la afectada registró alegaciones en el consistorio y desde éste le comunicaron que no estaba suficientemente acreditada su titularidad. En el 2021 se interpuso la demanda judicial por la vía civil y acreditó con documentos en el juicio celebrado en Ponferrada, con la ayuda de un perito que era la legítima propietaria de lo que hoy es parte de una calle.

Condenan a Cacabelos a retirar el asfalto de una finca ocupada para calle
Comentarios