lunes 6/12/21
Campo

La falta de pastos por silencio de la Junta frena la ganadería en Valseco

Los ganaderos llevan un año esperando autorización para limpieza y desbroce de caminos y monte
                      La ganadería se ha reforzado en Valseco en los últimos cinco años con la incorporación de nuevos ganaderos a título principal. L. DE LA MATA
La ganadería se ha reforzado en Valseco en los últimos cinco años con la incorporación de nuevos ganaderos a título principal. L. DE LA MATA

El pueblo de Valseco, perteneciente al municipio de Palacios del Sil, tiene alrededor cuarenta habitantes y más de 400 cabezas de ganado vacuno que pertenecen a nueve ganaderos a título principal. Hombres y mujeres que viven de la ganadería y que denuncian que el silencio administrativo de la Junta de Castilla y León está ahogando sus expectativas de crecimiento. En Valseco siempre ha habido vacas, pero hace aproximadamente cinco años que el sector rebrotó con fuerza, impulsado por jóvenes que han apostado por él como forma de vida. El problema es que el número de reses ha ido creciendo sin que el volumen de pastos lo haya hecho de igual manera.

De las más de 8.000 hectáreas de monte de utilidad pública en las que podría pastar el ganado, repartidas entre Valseco, Salientes y Salentinos; únicamente son aprovechables 1.100. El resto o son inaccesibles por el estado que presentan los caminos o están cubiertas de maleza y arbolado. Hace un año que la Junta Vecinal de Valseco solicitó autorización para la limpieza de dichos caminos y el desbroce de monte al Servicio Territorial de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. Doce meses después, sigue sin respuesta. Lo mismo ha hecho el Ayuntamiento de Palacios del Sil. Y la contestación ha sido la misma: Ninguna. «Somos nosotros los que asumimos el coste de los trabajos, la Junta solo tiene que darnos una autorización y no entendemos cómo se puede estar un año sin responder», se lamentó el alcalde, Roberto Fernández, que achacó el retraso a una «falta absoluta de voluntad».

                      Uno de los ganaderos de Valseco posa con su hija en brazos. L. DE LA MATA

Uno de los ganaderos de Valseco posa con su hija en brazos. L. DE LA MATA

Para el secretario de la Junta Vecinal, Valentín Mata, el problema está en ser zona osera y con presencia de urogallo. Asegura que es la excusa a la que se aferra la Administración. Pero el propio alcalde explica que en Villablino «se están abriendo caminos en zona osera». Por eso, en Valseco nadie entiende lo que ya llaman «abandono total». «Podríamos tener más vacas de las que tenemos, pero sin pastos el ganado no puede comer», denunció Mata. Él es uno de los ganaderos afectados. «De momento somos nueve ganaderías, pero si sigue habiendo incorporaciones no sé qué vamos a hacer. En cinco años, si no se desbroza no tendremos suficiente».

Más de 400 vacas

En los últimos cinco años, la ganadería ha crecido mucho y ya son nueve ganaderos a título principal

Cada ganadero de Valseco tiene una media de cuarenta vacas de las razas asturiana de los valles, limusina y casina destinadas a la venta de carne. «Para ese número de cabezas de ganado necesitamos unas 300 hectáreas de pastos cada uno», explicó el secretario de la Junta Vecinal. Las cuentas salen a un mínimo de 2.700 hectáreas totales, cuando solo 1.100 son aprovechables. El resto lo ganan arrendando a particulares fincas colindantes con los pastos comunales. «Pero es que tenemos más de 8.000 hectáreas que podrían ser aprovechables», insistió Valentín Mata. Sin limpieza y desbroce pierden terreno y también ayudas de la Política Agraria Común (PAC), ya que los coeficientes de admisibilidad de pastos tienen en cuenta la densidad de árboles y arbustos, entre otros factores. Y sin parcelas admisibles, los ganaderos no pueden justificar el pago de los derechos de ayuda.

El secretario de la Junta Vecinal de este pueblo del Alto Sil aseguró que la última vez que la Administración autonómica autorizó la limpieza y apertura de caminos para acceder a los pastos fue hace ya cinco años. Desde entonces, el sector ha crecido mucho y los ganaderos ven con impotencia como el monte gana terreno a zonas de pasto sin que puedan hacer nada. El Ayuntamiento de Palacios del Sil ha adquirido recientemente dos máquinas para tareas de desbroce con la intención de acondicionar todos los caminos del municipio, según explicó su alcalde. Pero en Valseco y, sobre todo, en Salientes, no podrán hacerlo mientras no haya un pronunciamiento expreso de la Junta. «Ocho meses hemos estado esperando también en Palacios para que nos den una autorización. A este municipio se nos niega todo», criticó el alcalde.

«Se llenan la boca hablando de una España rural que desconocen. Las cosas no son como las pintan. Por no tener no tenemos ni cobertura de teléfono móvil», denunció el secretario de la Junta Vecinal de Valseco. Lo mismo sucede con la conexión a internet y con el estado de conservación de algunas carreteras. «Eso es otra guerra que tenemos», reconoció Roberto Fernández.

La falta de pastos por silencio de la Junta frena la ganadería en Valseco
Comentarios