lunes 09.12.2019

Folgueral analizará las críticas al Morredero y estudiará cómo «reconvertir» el proyecto

. Ecobierzo presenta nuevas alegaciones porque es «inviable por su alto coste medioambiental».

El alcalde de Ponferrada, Samuel Folgueral, aseguró ayer que una vez que concluya el plazo de alegaciones se valorarán todas las críticas al proyecto del Morredero, después de que Tyto Alba abriera el camino que ayer secundó la asociación cultural Ecobierzo, precisando que el proyecto para construir una estación de esquí «es inviable por su elevado coste medioambiental». Folgueral precisó que éste «es un proyecto heredado y que está claro que el Ayuntamiento de Ponferrada no tiene capacidad ahora para llevar adelante iniciativas multimillonarias». Además añadió, que una vez que concluya el plazo de alegaciones «ser verá en qué se puede reconvertir» el proyecto.

Los ecologistas aseguran que, con la ley en la mano, una iniciativa de esta envergadura «resulta totalmente imposible que pueda desarrollarse sobre una parte de la Red europea» y que para que pudiese ejecutarse se precisaría «la autorización de la Unión Europea, cosa harto improbable porque contradeciría sus propias directivas, las cuales ya han sido trasladadas a la legislación española».

Ecobierzo ya ha registrado las alegaciones en el Ayuntamiento, en las que explica que durante los primeros años de explotación las pérdidas alcanzarían el millón de euros y añade que, durante el periodo de consultas no se tuvo en cuenta a la pedanía de San Cristóbal de Valdueza, que sería de las más afectadas. «La baja altitud» y otras características de la zona en la que se ubicaría la estación de esquí «impiden que la nieve se mantenga durante mucho tiempo», con lo que sería incompatible con la práctica del deporte blanco.

Folgueral analizará las críticas al Morredero y estudiará cómo «reconvertir» el proyecto