viernes 03.07.2020
Campo

La lucha contra la avispilla en los castaños alcanza ya las 657 dosis

La Asociación Tres Valles pide a las instituciones que sigan con su apoyo al sector
Los castaños son una de las identidades de la comarca y una fuente de ingresos. L. DE LA MATA
Los castaños son una de las identidades de la comarca y una fuente de ingresos. L. DE LA MATA

La Asociación de Castañicultores de los Tres Valles, que reúne a los productores de Valcarce, Balboa y Barjas, considera que se han dado los primeros pasos para combatir la avispilla del castaño, una de las enfermedades que estaban poniendo en serio peligro un sector con gran potencial en el Bierzo Oeste.

Desde la asociación se entiende que la unidad institucional y de los productores en la lucha contra esta plaga ha dado resultados después de que hace ocho meses lanzaran una llamada de atención para atajar la situación. En total, en toda la comarca se han soltado 657 dosis de Torymus sinensis, el depredador de la avispilla que se ha planteado como la única solución factible, y sólo en los montes de los cuatro municipios donde la asociación está radicada (Balboa, Barjas, Trabadelo y Vega de Valcarce) se han repartido 165 dosis.

«Esta es una actuación sin precedentes en nuestros montes, por su trascendencia económica y ambiental que, por tratarse de una buena práctica, de planificación, de trabajo, de coordinación, de organización y, sobre todo de unión de todos los estamentos implicados, es necesario darle difusión como paradigma».

Futuro

«Es solo el comienzo de una labor continuada que será necesario llevar a cabo durante varios años»

En apoyo de los castañacultores han estado todos los estamentos oficiales, desde la Mesa del Castaño del Bierzo, pasando por municipios y pedanías, hasta Diputación Provincial y Junta de Castilla y León, «así como muchos particulares», recuerdan desde esta entidad. Además de agradecer el apoyo, la asociación insiste en que lo hecho hasta ahora «es solamente el comienzo de una labor continuada que será necesario llevar a cabo durante varios años hasta doblegar la plaga de la avispilla con la que tendremos que convivir en el futuro. Además, este trabajo habrá que hacerlo dentro del contexto de crisis económica, en la que ya estamos, por lo que será más costoso conseguir los recursos».

«Tenemos que concienciarnos que igual que se ayudará a muchos sectores productivos, el nuestro, la castañicultura, también lo es y, además, de suma importancia para nuestra comarca y, en especial, en pueblos afectados por el fenómeno que hoy conocemos como la España vacía», concluye una extensa nota de la asociación Tres Valles.

La lucha contra la avispilla en los castaños alcanza ya las 657 dosis