domingo 29/5/22
Óscar López defendió la colaboración público-privada para aprovechar las oportunidades. ANA F. BARREDO

Conservar el patrimonio, generar empleo propio y riqueza en el entorno. Y todo con los ingresos que dejan los clientes, sin recurrir a fondos públicos. Ese es el modelo de la empresa pública Paradores. Y es un modelo que «ha funcionado» afirmado ayer el el presidente de la entidad, Óscar López, durante su intervención en la tercera jornada del Congreso sobre la Economía del Bierzo que organiza Diario de León. López, que hizo una escala en Ponferrada en una semana en que Paradores reabría en León su emblemático establecimiento hotelero de San Marcos, aseguró que la red de Paradores es «un ejemplo de colaboración público-privada» no solo por el empleo propio y la riqueza que genera a su alrededor —«un ejemplo de apuesta y vertebración del territorio»— también porque es la forma de garantizar la conservación de los edificios históricos en los que están enclavados buena parte de los establecimientos de la red.

Y funcionar en red es clave para que todos ellos sigan con su oferta de alojamiento de calidad. El ejemplo, recalcó López, está en lo que ha ocurrido en 2019 con el Parador de Villafranca del Bierzo, que lleva en nombre del escritor Antonio Pereira y que este verano, con la desescalada ha sido uno de los más solicitados de la red —«ha funcionado como un tiro», afirmó—. López reconoció que el Parador berciano, que con 51 habitaciones ingresó el año pasad o hasta 1,3 millones de euros, tuvo unas pérdidas puntuales de 200.000 euros que quedaron cubiertas gracias a la red estatal, algo que en una empresa privada hubiera sido difícil de enjugar.

«Los beneficios de un Parador como el de Cádiz cubren las pérdidas puntuales de diez paradores como el de Villafranca», afirmó para poner en valor la importancia de funcionar en red y que los ingresos de los clientes permitan invertir hasta 35 millones de euros cada año en la conservación del Patrimonio. Por eso paradores también es un modelo de éxito, desde que en 1928 abrió en Gredos el primero de la red. El presidente de Paradores está convencido además que cuando llegue el momento del primer centenario de la empresa «habrá cien paradores en España».

Y destacó que «Paradores es un invento español» del que el país puede «sacar pecho» porque es un modelo de gestión del patrimonio autosuficiente y de generación de riqueza con el turismo por el que preguntan en el extranjero. Lejos de convertirse solo en el lugar donde alojarse para ver un entorno turístico, la empresa ha conseguido que «el destino sea el propio parador».

El año pasado, la media de ocupación hotelera de la red, con 97 hoteles, fue del 65 por ciento. Y no se olvidó el presidente de la empresa de destacar también la importancia de la red de cien restaurantes de la cadena pública.

El tren de los fondos europeos

Óscar López animó al Bierzo a aprovechar «el tren histórico» que trae la política keynesiana que ha adoptado Europa para salir de la crisis de la pandemia y animó a fomentar la colaboración público-privada. Un tren que abre una vía de oportunidades para crear empleo y dotar de servicios públicos —receta contra la despoblación, recordó— con al llegada de fondos europeos, en la línea contraria de la receta del «austericidio» con la que Europa trató de superar la crisis de 2008 y que provocó recortes generalizados.

Y lo hizo reconociendo que «hay que aprender de los errores» cometidos con la gestión anterior de fondos en el territorio. «Tenemos que empezar aprendiendo la lección», afirmó, convencido de la necesidad de hacer autocrítica.

Óscar López: «Paradores es un ejemplo de vertebración territorial»
Comentarios