lunes 21.10.2019
EDIFICIOS MINEROS

Patrimonio da por finalizadas las obras de conservación del Hospitalillo del Pozo Viejo

Resultado de los trabajos de recuperación en Fabero. DL
Resultado de los trabajos de recuperación en Fabero. DL

La jefa del Servicio Territorial de Cultura y Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Amelia Biaín, firmó ayer el acta de recepción de la obra de conservación preventiva que se ha llevado a cabo en el Hospitalillo del Pozo Viejo de Fabero, parte de las edificaciones que la empresa Antracitas de Fabero tenía en Lillo del Bierzo. El objetivo principal de la intervención, valorada en algo más de 32.000 euros y financiada íntegramente por la Dirección General de Patrimonio, era «atajar el estado de ruina del inmueble, especialmente de su cubierta», recordaron fuentes de la Administración autonómica.

Las obras, ya terminadas y ejecutadas por la empresa Bideal, han consistido en el refuerzo y el apuntalamiento de aquellos elementos que ponían en riesgo la estabilidad estructural del edificio. «El proyecto también ha ofrecido la oportunidad de recabar información para una futura restauración y propuesta de uso del edificio», explicaron desde el Servicio de Cultura y Patrimonio.

El Hospitalillo del Pozo Viejo forma parte del Conjunto Minero de Fabero, incoado como Bien de Interés Cultural (BIC) este mismo año. De hecho, es uno de los edificios más significativos de este conjunto etnológico minero —que incluye el mítico castillete, con su embarque la casa de máquina, talleres y varias edificaciones residenciales y dotacionales— perfectamente equipado con todo lo necesario para atender a los accidentados o a aquellos afectados de dolencias derivadas del trabajo en la mina. Además, ofrecía servicios de medicina preventiva y contaba con sala de operaciones propia.

Patrimonio da por finalizadas las obras de conservación del Hospitalillo del Pozo Viejo