domingo 17/10/21
Marco Morala | Portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento

«Ponferrada necesita liderazgo como locomotora del Bierzo y el alcalde no lo tiene»

Marco Morala, fotografiado este pasado miércoles en El Plantío. ANA F. BARREDO

—Tarsicio Carballo es ahora una pieza clave para la mayoría del equipo de gobierno. Le montó una manifestación, la única en el mandato.

—De entrada manifiesto la simpatía y el respeto que tengo a Tarsicio Carballo. Siempre he visto en él a un hombre y a un político coherente. Ha manifestado públicamente que no entrará a formar parte del gobierno local pero que si apoyará los asuntos importantes para Ponferrada. No tengo dudas de que si se planteara una iniciativa municipal para derogar y eliminar la tasa de la basura, él la apoyaría.

—¿Y qué hará el Partido Popular? ¿Apoyará al alcalde en los grandes temas de Ponferrada?

— En el PP hemos mantenido, desde el primer minuto, un posicionamiento constructivo a la vez que hemos denunciado una gestión que está siendo deficitaria. Apoyamos los remanentes, una cantidad millonaria heredada del equipo de gobierno anterior. Apoyamos el primer presupuesto. Hemos apoyado al equipo de gobierno durante la pandemia y presentamos un ambicioso plan de reactivación social y económico postpandemia. Algo se ha incorporado al plan del alcalde. Por altura de miras y responsabilidad de ciudad apoyamos ese plan. Lo que debería preguntarse Olegario Ramón es cuántos alcaldes del PSOE han sido apoyados por el Partido Popular en toda España. Que quede claro que no hemos apoyado al alcalde; ha sido en apoyo de la ciudad porque entendimos que teníamos que lanzar un mensaje de unidad. Lo que pasa es que ese apoyo lo ha dilapidado. Debe ser consciente de que vamos a ser exigentes, y ese nivel de exigencia no ha sido correspondido. ¿En los grandes temas? Veremos asunto a asunto. Si es bueno para Ponferrada, vamos a anteponer los intereses de ciudad a las siglas, que no le quepa la menor duda. A diferencia de él, que cuando estaba en la oposición seguía al dictado el mantra de que cuanto peor, mejor; nosotros no vamos a hacer ese tipo de oposición.

—¿Qué balance hace de la gestión de Olegario Ramón, teniendo en cuenta que también se ha visto condicionada por la pandemia y dos casos, el de Pedro Muñoz y ahora el de Manuel de la Fuente?

— En primer lugar, recordar que ha tenido una mayoría de 13 manos que ya hubiera querido tener el anterior equipo de gobierno. Ha tenido una mayoría para sacar todos los proyectos y dinero para financiarlos, no sólo por los remanentes heredados del anterior mandato sino por préstamos que han endeudado el Ayuntamiento y también con ingresos procedentes de más presión fiscal con esa nueva tasa de la basura. Ha tenido mayoría y financiación; sin embargo, creo que el vecino de Ponferrada es consciente de que, al salir a la calle, no ha atendido ni las grandes cosas ni las pequeñas.

En los grandes temas, vemos pérdida de actividad económica, empleo y población. Las grandes inversiones están pasando de largo; la última, La Llanada a través de la Ciuden. No le hacen caso ni los suyos. Está absolutamente aislado por los propios. Ha tenido que salir al rescate la propia Junta de Castilla y León y tampoco está siendo reivindicativo con los suyos. Hay que recordar que el delegado del Gobierno habló en Ponferrada hace poco de la A-76 y del Corredor Atlántico como algo no necesario para esta tierra, y dijo que frente a la no ejecución de esas obras se necesitaba pedagogía. Ante eso, la actitud del alcalde y del equipo de gobierno fue el silencio. Ni está para las grandes ni para las pequeñas. No sigue ni la política de las tres bes: bache, basura y baldosa. La ciudad está más sucia que nunca y con más baches y baldosas sueltas que nunca. Eso el ponferradino lo está viendo. Todos recordamos la ciudad gobernada por el Partido Popular cuando éramos merecedores de distinciones por limpieza. Sigue el mantra socialista, eficaces en la propaganda e ineficaces en la gestión. Y las cosas que hacen lo hacen tarde y a remolque de la oposición.

En los grandes temas
«Si es bueno para Ponferrada, vamos a anteponer los intereses de ciudad a las siglas»

—Pero algo habrá hecho bien...

— Sí, cuando ha rectificado y ha hecho caso a la oposición.

—Póngame un caso.

—Desde no implantar la ORA en el barrio de La Rosaleda, hasta la limpieza y mantenimiento de parques y jardines como es el caso de El Plantío; la limpieza del espacio que linda con el antiguo Hotel Lisboa pasaje entre Obispo Osmundo y la calle Jardines; arreglo de las puertas del Mercado de Abastos, arreglos en Dehesas… Y especialmente la idea de dotar a Ponferrada de un plan estratégico, nuestro proyecto electoral estrella, aunque en este caso aciertan en la idea pero no en su ejecución.

—Hablaba antes de la ayuda de la Junta con ese convenio para el Cylog. Entre Monforte y León van a dejar a Ponferrada como un simple aparcadero del Eje Atlántico.

— Lo que se pide es el Cylog de Ponferrada. Un centro logístico que sea ambicioso; no sólo un garaje de trenes. Una auténtica plataforma intermodal de trasporte. Tenemos la infraestructura necesaria. Hay una inversión de la Junta de Castilla y León y lo que hay que hacer es algo serio. También con enlaces a la autovías. La realidad es que tenemos el compromiso de la Junta pero nos falta el del Gobierno socialista de España.

—Vista la situación que pinta, ¿no se le ha pasado por la cabeza presentar una moción de censura. También es cierto que la oposición es muy diversa.

— No, rotundamente no. En primer lugar, porque no es el momento durante una crisis pandémica. El ciudadano no lo entendería. Ahora está pendiente de su salud y de su economía. Dos grandes temas que nos preocupan a todos. No es el momento de plantearla, pienso yo, y también hay que valorar si contaríamos con apoyos suficientes y la realidad es que no sumamos. Hay un concejal que ha abandonado el Grupo Socialista y no puede unirse a una moción de censura. Lo que necesita ahora Ponferrada es que el PSOE, que ganó las elecciones, se ponga a trabajar y gestionar. La ciudad necesita gestión y no una moción de censura.

Apoyos
«La ciudad necesita gestión y no una moción de censura. El ciudadano no lo entendería»

—¿Y cree que hay algo más detrás de la salida de Manuel de la Fuente?

— Lo que pone de manifiesto es el lío interno importante dentro del Partido Socialista de Ponferrada. Ése ha sido el germen de la situación actual.

—El alcalde no tuvo compasión con él en el Pleno.

— Es que este lío se veía venir. Se venía venir desde el primer minuto. Ya votó en contra en la Comisión de Seguimiento, se replicó en los dos plenos siguientes y, en el Pleno al que hace referencia yo salí avergonzado de lo que escuché. No me parece procedente ni por el lugar ni por el momento tener que escuchar esas críticas en contra del concejal Manuel de la Fuente. Creo que se le intentó lapidar públicamente; se intentó hacer un escarnio público. Se escucharon palabras ofensivas, incluso en el ámbito personal. El Salón de Actos del Ayuntamiento de Ponferrada no es el lugar; el alcalde se convirtió en un auténtico inquisidor general contra una persona salida de sus propias filas, que él escogió para llevar en su lista electoral y en la que depositó su confianza al frente de la Concejalía de Infraestructuras, Espacios Públicos y Plaza de Abastos.

—A usted también le ponen fino, por decir algo, en la revista del PSOE Puente de Hierro.

— La realidad es que el alcalde se dedica a hacer oposición a la oposición más que a gestionar y liderar la ciudad, que es lo que necesita Ponferrada. Es un alcalde que incurre en distracciones constantes. A su habitual desidia, apatía, indolencia, pereza… se le unen distracciones que él mismo promueve y busca. Le respeto, sin duda, ese derecho que le ampara a la crítica política. Él sabrá lo que dice, lo que hace internamente en esa publicación del PSOE.

—¿Sabe usted que es Olegario Ramón quien está detrás de ese texto concreto?

— Si está detrás, está escondido. No lo firma él directamente. No hay que ser un observador parcial o imparcial para saber que al alcalde siempre le ha gustado aparecer y esconderse detrás del anonimato. Ahí se delata cuál es su talante. No me ha insultado sólo a mí; también al resto de portavoces de la oposición. Ese es el alcalde que tenemos. No puede seguir amparándose mucho tiempo detrás de ese disfraz pero su naturaleza es la que es. Le hemos visto en el salón de plenos dirigirse como se dirigió a una persona de su propio grupo; en los plenos tiene un carácter dictatorial y ha sido condenado por el Tribunal Superior de Castilla y León y confirmado por el Tribunal Supremo como el primer alcalde vulnerador de los derechos fundamentales de participación política de la oposición en el Ayuntamiento de Ponferrada, y esto es gravísimo.

Manuel de la Fuente
«El alcalde se convirtió en un auténtico inquisidor contra una persona salida de sus propias filas»

—¿Si fuera alcalde abriría la hostelería en los interiores de Ponferrada?. Los hosteleros están que trinan con Mañueco.

— En primer lugar, yo soy abogado y la ley es de obligado cumplimiento en un estado de Derecho. Dentro de esas posibilidades de apoyar a la hostelería, si fuera posible, siguiendo también las directrices de los expertos sanitarios, sería partidario de suavizar las medidas. Sería beneficioso mantener el interior y ampliar la hora del toque de queda, pero, bueno, insisto no me correspondería a mí porque viene marcado desde la comunidad autónoma y el Gobierno central. Y ellos tienen muchos más datos y conocimientos. Eso sí, lo que necesita la hostelería de Ponferrada es, además de apoyos, ayudas que se plasmen en una realidad. Todos necesitamos superar la pandemia y para eso es necesario seguir las directrices de las autoridades avanzando en ese plan de vacunación.

—También es cierto que el Ayuntamiento está siendo estricto en el cumplimiento de las restricciones apoyado por un comité de expertos.

— Es una realidad. Qué duda cabe. Pero yo también pediría esa sensibilidad para el ciudadano y el comerciante de Ponferrada, entre los que incluyo el sector de la hostelería dentro del margen que deja la legislación autonómica. Dictada no lo olvidemos en base también a legislación estatal y el estado de alarma. Hay que tener una sensibilidad especial con estos sectores que lo están pasando mal.

—¿Comparte las críticas al Hospital del Bierzo?

—La sanidad es un tema por el que hay que apostar, sin duda. Mejorar la sanidad en todos sus ámbitos. En el Hospital y en atención primaria. Siempre hay que trabajar por mejorar la sanidad y prestar un servicio al ciudadano acorde con lo que demanda y las necesidades de cada zona. Lo que no estoy de acuerdo es en utilizar la sanidad como instrumento político. Creo que debe expulsarse de la vida política esa crítica desaforada que sólo sirve para desgastar, pero no para mejorar la sanidad. Suscribo las palabras del presidente Mañueco. El tema de oncología es un tema que hay que resolver; existen las dificultades que todos conocemos. Desde el PSOE deberían tener cuidado a la hora de lanzar esos mensajes negativos porque no ayudan a mejorar el servicio sanitario. Se está en ello y Radioterapia es un compromiso del presidente y del gobierno de la Junta. Por primera vez en la historia, en los Presupuesto llevan una partida. La apuesta es una realidad.

—Ávila va por delante. ¿Cree que se cumplirán los plazos?

— Son complejos.

—¿Qué piensa de Endesa?

— Que hay que exigirle mucho más. Nació en Ponferrada. Hemos visto ese cierre sectario de las minas y las térmicas por parte del Gobierno Central cuando otros países lo han prolongado. Hasta han construido nuevas térmicas. Se ha cerrado sin alternativas. No ha habido transición. Endesa tiene que cumplir sus responsabilidades con el Bierzo y Ponferrada. Debe ser ambicioso. Le hemos dado todo y debe dar mucho más.

—¿Ponferrada ha perdido el liderazgo político?

— Ponferrada siempre ha sido la locomotora del Bierzo. La locomotora necesita un maquinista líder y lamentablemente no es el caso. De los tres maquinistas de la nortada que decían que iban a deslumbrar la ciudad, el Bierzo, uno ya se apeó…

—Disculpe, ¿quiénes son los tres maquinistas?

— Según palabras del alcalde, eran él mismo, la portavoz de Podemos y el entonces portavoz de Coalición por el Bierzo, Pedro Muñoz. Éste último ya se apeó. Los otros dos están demostrando una incapacidad para dirigir una locomotora como Ponferrada. Ponferrada necesita liderazgo y el alcalde no lo tiene.

«Ponferrada necesita liderazgo como locomotora del Bierzo y el alcalde no lo tiene»
Comentarios