lunes. 05.12.2022

Una voz berciana en la ópera

La ponferradina Julieta González Martín-Mateos será la soprano en la representación de ‘Carmina Burana’ en La Coruña.
La berciana Julieta González Martín-Mateos, en una imagen de archivo. M.Á.C.

m. á. cebrones | bembibre

La ponferradina Julieta González Martín-Mateos pondrá la voz soprano en la Opera Gallega.

La berciana Julieta González Martín- Mateos se incorporó a final de año al coro del palacio de la Ópera de Oviedo y durante el fin de semana próximo será la encargada de representar el papel de soprano en la representación de ‘Carmina Burana’ una obra que tiene una solista femenina ý para los solos masculinos contará con un tenor y un barítono.

‘Carmina Burana’ se representa en el palacio de la Ópera de Coruña, el auditorio del conservatorio de Vigo y el auditorio de Orense. Así comenzará a vivir su sueño profesional la artista berciana que actualmente reside en Bembibre donde imparte clases de canto y que ve este fin de semana como un desafío pese a no ser novata sobre un escenario. «Participé con catorce años como artista invitada en el festival del botillo de Bembibre, en representaciones en el ciclo Cortezas de Encina en el Castillo de Ponferrada, alguna zarzuela, conciertos en Oviedo y con especial cariño en un concierto benéfico en el Bergidum acompañada de la banda de la Escuela de Música de Ponferrada».

«Todo un lujo porque son unos músicos fantásticos», recuerda Julieta antes de afrontar el nuevo desafío que «supone un reto muy fuerte porque vocalmente es para una soprano lírica ligera y yo soy lo que se llama una soprano lírica espinto. Es duro pero me vendrá muy bien porque me dulcifica la voz y estoy emocionada».

Julieta nunca se ha sentido «rara» por su pasión por la música clásica que, recuerda, se avivó a partir de los once años, principalmente inculcada por su abuelo Rafael Martín-Mateos «que tenía una voz prodigiosa pero nunca pudo permitirse la formación en centros especializados». «Cuando yo empecé a cantar con once años, no estaba de moda la lírica, en Ponferrada nadie cantaba, nadie daba lecciones de canto», recuerda Julieta, «ahora llueven los profesores de canto, todos entendemos de canto, damos lecciones, preparamos niños... y eso me da un poco de miedo porque si das una mala técnica el daño puede ser irreversible», añade con un poco de preocupación y recordando que ella lleva «estudiando canto desde los 11 años, tengo 29 y aún me queda mucho que aprender».

trayectoria

La ponferradina recuerda su paso por el Conservatorio de Salamanca de la mano de Dolores Suarez Camargo «que siempre me cuidó la voz al máximo» y el director de escena Óscar Martinez Vila. Posteriormente pasó por una escuela de canto en Italia y actualmente en el Conservatorio de Vigo «lo mejor que me ha podido pasar, estar bajo la dirección de Patricia Blanco, que conoce mis posibilidades mejor que nadie y me guía perfectamente por el camino más adecuado para mi voz». «El subidón que da el escenario no lo da nada. Te transformas, disfrutas y no hay mejor recompensa que el aplauso del público. Hay muy pocos trabajos en los que se reciba algo tan gratificante», indica.

El principal empeño de Julieta en conseguir que la juventud llegue a apreciar la música lírica y lo que supone el conocimiento de la misma.

Una voz berciana en la ópera
Comentarios