martes 7/12/21

«Queremos que el público participe activamente en la exposición y no sea un visitante pasivo», decía ayer el alcalde de Carracedelo, Rául Valcarce. Por esa razón «a los visitantes se les plantea un caso que tienen que resolver»; el crimen que está a punto de cometerse con un veneno inoculado con un dardo en el cuello a la víctima en la Mansión Harrigton.

A partir de ahí, el museo apela a la capacidad de observación y de deducción del visitante para que disfrute, como haría el propio Sherlock Holmes, para resolver el misterio, descubrir el antídoto y salvarle la vida a la víctima.

Raúl Valcarce considera que, visto el interés que ahora despierta el Munic, «el tiempo nos ha dado la razón» sobre el cambio de estrategia de un museo que está poniendo a Carracedelo en el mapa.

«A los visitantes se les plantea un caso que tienen que resolver»
Comentarios