miércoles. 30.11.2022

YA NO VALE PEDIR PERDON Pedir perdón ya no es suficiente cuando a los ciudadanos ya nos han metido en la exprimidora para salvar a las Instituciones y a la Banca, no para salvar a otros ciudadanos. Tenemos derecho a exigir que los responsables paguen por el desastre, y de hecho, ni Castilla y León ni España se podrán rehabilitar si así no se hace. Es obvio que el PSOE ha de pedir perdón por las regiones en que gobernó, pero también lo han de pedir otras, gobernadas por el PP, en las que no pueden echar la culpa a antecesores de otros partidos, porque son ellos mismos sus propios antecesores y sucesores, como es el caso de Murcia, Castilla y León, La Rioja, y muy especialmente la Comunidad Valenciana. Y los nacionalistas que llevan años construyendo independencias con el dinero del resto de los españoles, porque así se lo facilitan el PP y el PSOE, también deben suplicar perdón. Del poderoso senado mejor ni mentarlo. (es inútil) La “Santa Compaña” formada a lo largo de los años por Partidos Políticos y la Banca, nos ha puesto a los ciudadanos en la exprimidora. Ya sabíamos nuestro liderazgo europeo en paro, pero ahora, gracias a todos los que no nos quieren pedir perdón, también lo somos en sacrificio ciudadano. Nunca fuimos líderes en sueldos reales ni en capital público, por mucho que el PSOE haya andado engañando a la gente mostrándose como el adalid de nuestro Estado de Bienestar, para acabar siendo el gran protector, el gran sostenedor, el gran caballo blanco de la Banca. Lo que nunca pudimos imaginar es que ahora seríamos líderes europeos en impuestos, pero no sólo en los tramos más altos, sino en todos y cada uno de los niveles del Impuesto Sobre la Renta. Somos los que más pagamos, junto con los suecos. Y esto sin contar con los céntimos sanitarios, los recargos del IBI, el canon de saneamiento, etc. La ironía es que, a la vez sólo nos superan Bulgaria, Rumanía, Letonia, y Lituania, en tasas de pobreza. Por todo ello no nos vale esa especie de cortesía profesional entre políticos, esa simple exigencia de petición de perdón. Es necesario que los responsables paguen y afronten sus actos, como ocurre con cualquier ciudadano, para el cual nunca hay perdón. Para los casos más graves están los Juzgados de Instrucción, donde llevar a los autores de los crímenes, no sangrientos, pero crímenes. Pero para el resto ya existe la forma de reclamar responsabilidades, e incluso, lo más interesante, de recuperar parte del dinero público volatilizado. Se trata del Real Decreto 429/1993 de 26 de Marzo que aprobó el Reglamento de los Procedimientos de las Administraciones Públicas en materia de Responsabilidad Patrimonial En su artículo 20 regula la exigencia de responsabilidad a las autoridades, es decir, a los cargos políticos, léase Consejeros, Secretarios y Directores Generales, Presidentes Autonómicos, Alcaldes, Concejales, Ministros, etc. A estas autoridades se les puede exigir su responsabilidad por los daños y perjuicios ocasionados al dinero público por el ejercicio de su actividad político-administrativa, por actuar mediando dolo, o sólo culpa, o incluso sólo negligencia grave. El procedimiento es sencillo, y en él se recaba informe del servicio administrativo que evalúa la lesión indemnizable. Por tanto, sí que se pueden exigir responsabilidades, aunque no constituyan un delito, y además se puede condenar a los políticos responsables a indemnizar con su patrimonio el daño ocasionado a las arcas públicas, bien sea por haberlo hecho intencionadamente, o sólo a título de culpa o de negligencia grave. Pero…Ud. se preguntará por qué nunca oyó hablar de esto. La respuesta es simple: no lo han aplicado nunca. El motivo también es sencillo: los ciudadanos no estamos legitimados para reclamar, sola y exclusivamente es la propia Administración quien puede hacerlo. Conclusión: los que llegan al cargo renuncian a reclamar a los anteriores, no sea que los posteriores hagan lo mismo con ellos. Mi amigo Bombero lo dice de otra manera más clara, “entre bomberos no se pisan la manguera”. Así que el Presidente de Castilla y León, y del resto de Autonomías, que en conjunto nos han hundido, tiene en su mano recuperar el dinero malbaratado, el ansiosa e inúltimente gastado como si el mundo se fuera a acabar en el ejercicio contable siguiente, y también el desviado a amigos, militantes y conocidos. Ya no vale el perdón. A nosotros nadie nos perdona nada, y menos ellos, que además nos sacrifican ocupando su lugar. Yo digo que estamos “desnudos” por culpa del UPL y del PSOE, así que queda obligado a poner en marcha, y con urgencia, los mecanismos legales a su alcance, y si no lo hace, como dice otro, también amigo, es que “nos está engañando también, y si no al tiempo”. Dejen de amenazar y de pedir simples disculpas, no encubran a nadie. Un saludo ciudadanos.

Ya no vale pedir perdón
Comentarios