martes. 28.06.2022

Gallardo desata una tormenta ideológica de datos erróneos e insultos que hasta afea el PP

El vicepresidente asegura que a los niños les enseñan posturas sexuales y denuncia la «estafa» de las autonomías
                      Juan García-Gallardo, ayer, en su comparecencia en la Comisión de las Cortes. R. GARCÍA
Juan García-Gallardo, ayer, en su comparecencia en la Comisión de las Cortes. R. GARCÍA

La comparecencia del vicepresidente de la Junta de Castilla y León y líder de Vox, Juan García-Gallardo, en las Cortes de Castilla y León para explicar sus planes para la legislatura desató ayer una tormenta política por su intervención con un discurso ideológico basado en interpretaciones y datos falsos y trufado de insultos. Hasta su socio en la Junta, el PP, tuvo que salir a corregirle.

Gallardo, que ha aceptado ser vicepresidente de una autonomía —su partido, Vox, negoció además tres consejerías y la presidente del parlamento autonómico— denunció sin embargo ayer sin inmutarse la «estafa» y la «ruina» en que ha devenido el modelo de autonomías y se propuso librar una «batalla cultural» contra «los enemigos de España», con referencias contrarias al aborto, la eutanasia y normas educativas que «pervierten» a los «niños de 6 años».

En su primera intervención como vicepresidente ante las Cortes de Castilla y León, Gallardo dijo que en Vox son partidarios de una «centralización de competencias» que garantice la igualdad de los españoles, frente a un modelo que en su opinión ha derivado en una «estafa» y una «ruina» para los ciudadanos. «Las nacionalidades no son más que un eufemismo para ocultar o sedar el independentismo disfrazado desde hace 44 años», resumió sobre el término incluido en la Constitución junto al de las autonomías.

LA INOCENCIA SEXUAL

Posteriormente aludió a una de las cuestiones más contestadas por la oposición, al advertir que no permitirá que Gobierno de España «pervierta a los niños» con una «educación sexual que califican de completa, a una edad impropia».

«¿Por qué están tan obsesionados ustedes con enseñarles prácticas sexuales a los niños?», inquirió el vicepresidente, convencido de que los niños de 6 años no necesitan saber «posturas sexuales, el sexo no binario, el sexo fluido, el mediopensionista...». Después ha reconocido que esa educación no existe actualmente en las aulas de la Comunidad.

«La educación no puede servir para convertir a los niños en activistas políticos: Vamos a proteger a la infancia de acuerdo con la Constitución y los tratados internacionales, y liberar a la escuela de la ideología de género», insistió.

Gallardo reivindicó la figura de las mujeres pero como «portadoras y dadoras de vida», y su «papel fundamental» en la sociedad «a todos los niveles». Anunció que Castilla y León se convertirá, «ahora más que nunca, en una región maternal» —obvió que es una Comunidad con dos territorios históricos—, y dijo que será un territorio «de mujeres madres y trabajadoras» que apuesta por la vida.

El vicepresidente dijo que era «contradictorio» hablar de los problemas de despoblación de Castilla y León y fomentar al mismo tiempo «la cultura de la muerte, con leyes de eutanasia y de aborto libre», ya que «la vida no es un desecho, la vida es un derecho, el derecho más importante», zanjó. También hizo referencia a la lucha contra la violencia machistas y sostuvo que con la ley de violencia intrafamiliar se conseguirá que «un huérfano de padre tenga las mismas ayudas sociales que un huérfano de madre».

UN DISCURSO DE «BARBARIDADES»

Gallardo llamó «chupópteros» y acusó de fraude a procuradores del PSOE. de Igea afirmó que el despacho de su familia no va a defender «ni a sus tres cuñados ni a ningún otro miembro de su partido», para que Igea esté «tranquilo», en referencia a la investigación que pesa sobre «tres cuñados» de su oponente en el caso de las eólicas y le llamó «fantasma político», el «Casper de esta Cámara», que cobra «50.000 pavazos por tuitear e intentar ser youtuber» y que sus compañeros del hospital le tienen que «sufrir» haciendo «colonoscopias» .

Los partidos de la oposición tacharon la comparecencia de mitin, tildaron de «barbaridades» sus argumentos, denunciaron las «escasas competencias» del vicepresidente, le censuraron que haga un discurso de reducción de gasto político pero esté al frente de un «chiringuito despilfarrador» que dedicará «1,2 millones» a pagar el sueldo de sus directivos y lamentaron el «nivel barriobajero» y su tono agresivo. El procurador del PSOE en la Comisión de Presidencia instó a Gallardo a demostrar que pierde dinero en la política. «Si ganaba más de 80.000 euros, demuéstrelo en su declaración de bienes», le instó.

El presidente de la Comisión tuvo que llamar varias veces la atención a los procuradores y a Gallardo, que no paró de hacerles gestos.

Gallardo desata una tormenta ideológica de datos erróneos e insultos que hasta afea el PP
Comentarios