jueves 19.09.2019
Cuatro años "muy ilusionantes"

Igea aspira a convertir a la Junta en un “ejemplo” de administración con “buen nombre”

El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, aspira a convertir a la Junta de Castilla y León en un “ejemplo” para toda España de administración cercana y “abierta” al ciudadano y con “buen nombre”, puesto que reconoció que algunas “malas prácticas” lo han manchado en los últimos años.
Francisco Igea, vicepresidente de la Junta. NACHO GALLEGO
Francisco Igea, vicepresidente de la Junta. NACHO GALLEGO

Igea presidió este viernes el acto de toma de posesión de los nuevos altos cargos en la sede de su consejería, en el complejo de la Presidencia, que reunión a elevado número de personas que abarrotaron la sala de prensa donde cada jueves comparece como vicepresidente y portavoz de la Junta.

En ese sentido, el vicepresidente de la Junta defendió que ha elegido a los “mejores”, de, “aquí y fuera”, para cuatro años de “trabajo” y “entrega”, que auguró serán “muy ilusionantes”. Por ello, se puso a disposición de los empleados públicos, sin los que reconoció no sería posible llevar a cabo su tarea, que recalcó es poner en marcha una manera “diferente” de actuar, tanto en la Comunidad, como en España.

Asimismo, Francisco Igea recalcó que para ello no hay nadie “más ambicioso” que las personas que conforman su equipo, porque argumentó que la “ambición” es “esencial” en política y para que la Comunidad sea un “ejemplo”, reiteró, para toda la nación española.

Entre la nuevas tareas, Francisco Igea puso el acento en la lucha contra la corrupción y las malas prácticas que aseguró han machado el “bueno nombre” de la administración autonómica. Por ello, ahora se marca como objetivo recuperarlo y ensalzarlo. Para ello, puso también el acento en la colaboración de los trabajadores de la Junta, los que consideró tratará otra vez que se sientan orgullosos de su administración.

En síntesis, el vicepresidente recalcó que la tarea “exigente” que deben afrontar es demostrar dentro de cuatro años que se ha impuesto una “manera distinta de hacer las cosas. Así recalcó que la transparencia, la ordenación del territorio y la acción exterior no es “ni mucho menos una tarea menor”. Por ello, consideró que su departamento es el “más importante” del Gobierno autonómico.

Al respecto, Francisco Igea detalló que en materia de transparencia el objetivo es hacer más cercana al ciudadano la administración y recalcó que será una actuación “transversal”, que afectará a todos los departamentos, para lograr una “manera distinta y más abierta”, lo que a su vez ayudará a dar pasos hacia una estructura administrativa “mas eficaz”.

También será de “vital importancia” la acción exterior, que aclaró no consistirá en la “sola presencia por el mundo” para lograr el voto de las personas migrantes, sino la atención a las personas que viven fuera de la Comunidad y la búsqueda de oportunidades y ayudas para que puedan regresar. Además, se encargará de lograr que aquellos que llegan huyendo de la guerra o buscando unas mejores condiciones de vida las consigan en Castilla y León, como “tierra de acogida”. También tratará -dijo- de buscar proyectos y ayudas en el ámbito europeo.

A los nuevos directores generales les reiteró que afrontan cuatro años de una tarea “exigente”, por lo que advirtió a sus familiares y allegados que van a tener que “prescindir” de ellos durante “mucho tiempo”. Igea tomó la palabra una vez que los directores generales habían tomado posesión de sus cargos.

Nuevos retos

De esta forma, el director general de Ordenación del Territorio y Planificación, Antonio Calonge, utilizó la fórmula del juramento mientras que Joaquin Meseguer prometió el cargo de director general de Transparencia y Buen Gobierno.

Además, el magistrado José María Crespo juró cumplir con sus responsabilidades como director general de Atención al Ciudadano y Calidad de los Servicios. Por último, Carlos Aguilar también juró su cargo de director general de Acción Exterior.

José María Crespo aseguró que seguirá mejoran el servicio que se presta a los ciudadanos, por lo que trabajarán con el 012, y realizarán un estudio sobre la administración para lograr que se cumplan las leyes de Castilla y León y España en materia de transparencia.

Antonio Calonge aseguró que la ordenación del territorio es una tarea “difícil” y un “reto muy ilusionante” que afecta a los servicios que reciben los ciudadanos. Por ello, aseguró que mantendrán el modelo puesto en marcha por la anterior Junta, con el objetivo de “mejorarlo” y “acabarlo”. Por ello, apeló a la capacidad de diálogo del PSOE y garantizó que las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios en el Territorio (Ubost), conocidos como ‘mapas rurales’.

Carlos Aguilar sostuvo que buscará que Castilla y León tenga el peso que se merece en el ámbito internacional y en Europa, donde explicó en 2020 finalizan muchas líneas presupuestarias, por lo que intentarán captar proyectos y fondos, así como pelear por que se incluyan recursos para hacer frente a la despoblación.

Finalmente, Joaquim Meseguer se comprometió a mejorar la publicación de información, pero defendió la necesidad de hacerlo dentro de un contexto para facilitar su interpretación.

Igea aspira a convertir a la Junta en un “ejemplo” de administración con “buen nombre”