lunes. 27.06.2022

La Junta defiende el sacrificio de miles de aves por el brote aviar

El Colegio de Veterinarios pide no alarmas ya que no hay constancia de que se transmita a personas

El portavoz de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, defendió ayer la «celeridad» con que han actuado los servicios veterinarios autonómicos en la detección precoz de los focos de gripe aviar en animales, el último el miércoles en una explotación de gallinas ponedoras próxima a la localidad de Íscar (Valladolid).

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, y a preguntas de los periodistas, el portavoz de la Junta recordó que la traslación a humanos de esa enfermedad es «extaordinariamente rara», por lo que «no les preocupa en exceso».

Carriedo explicó que una vez que se confirmó el brote, con más de 133.750 gallinas que serán sacrificadas en Iscar, se estableció un área de restricción, que comprende dos zonas alrededor de la explotación afectada: una primera zona de protección basada en un radio de tres kilómetros, desde el lugar del brote, y una segunda una zona de vigilancia con un radio mínimo de diez kilómetros.

El brote afecta a 32 granjas, en donde se crían un millón de aves.

El Colegio de Veterinarios de Valladolid (Colvet) dijo ayer que la expansión del virus que produce la gripe aviar está muy ligado a la migración de las especies silvestres a lo largo de todo el año además de que no hay constancia de que se pueda transmitir a las personas a través de la carne o los huevos de ave bien cocinados.

Colvet recordó que durante los últimos mese se ha confirmado la presencia de brotes en países como Alemania, Dinamarca, Francia, Portugal, República Checa, Reino Unido, Rusia y Serbia.

El colegio profesional de veterinarios incidió en que la OMS señala que el riesgo de contagio a las personas de ese tipo de virus, como el de otros de la influenza aviar, está presente sobre todo en países de Africa, Asia y Oriente Medio, donde la enfermedad en endémica en las aves, «y es muy bajo en la Unión Europea».

Colvet precisó que no hay evidencias científicas de que el virus se haya adaptado al contagio entre humanos, por lo que no existen «razones objetivas para generar alarma al respecto».

Según explicó el presidente del Colegio, Rufino Alamo, los servicios Oficiales de Veterinaria de la Junta de Castilla y León ya han tomado las medidas oportunas al proceder al sacrificio y eliminación de restos de todos los animales de la granja, que permanece aislada, «con dos anillos de control alrededor de ella, uno de 3,5 kilómetros y otro de 10, porque se trata de un virus de alta patogenicidad».

La Junta defiende el sacrificio de miles de aves por el brote aviar