sábado. 13.08.2022
                      Mañueco ayer, en los actos del X aniversario de la inauguración del hospital de Burgos. SANTI OTERO
Mañueco ayer, en los actos del X aniversario de la inauguración del hospital de Burgos. SANTI OTERO

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (PP), se desmarcó ayer de su vicepresidente, Juan García-Gallardo (Vox). Es la cuarta vez en una semana que lo hace. Primero, sobre el alcance de los recortes del Diálogo Social —Gallardo tuvo que recular y matizar que no eran sólo en subvenciones directas—. Luego al ausentarse con todos los consejeros del PP en el minuto de silencio convocado por Gallardo por el crimen de un hombre a manos de su pareja en Villagarcía de la Vega, un pueblo de León, un acto al que sólo asistieron los consejeros de Vox. La tercera vez fue la defensa a ultranza que Mañueco hizo de los órganos consultivos, en Castilla y León el Consejo de Cuentras y el Consultivo, unas instituciones que Gallardo y su partido dicen que son «gastos supérfluos» y apuestan por hacerlos desaparecer.

La cuarta vez fue ayer. Se refería a las declaraciones de su vicepresidente y socio en la Junta, que el sábado atribuyó a la banalización del sexo —la «hipersexualización» según su expresión— la «despoblación latente» en territorios como Castilla y León.

«Se nos olvida que el fin del sexo es la procreación», dijo Juan García-Gallardo.

Al invierno demográfico «le ha hecho un flaco favor esta hipersexualización de la sociedad, esta banalización del sexo, esta conversión del sexo en un acto de consumo porque se ha convertido en un fin en sí mismo», afirmó Gallardo en Zamora. «Cuando se olvida que la finalidad principal del sexo es la procreación, hay personas que se liberan de las cadenas que supone la familia y el matrimonio para dedicar su existencia a satisfacer sus deseos sexuales», insistió en su teoría.

Ayer, en declaraciones a los periodistas antes de participar en Burgos en el acto de celebración del décimo aniversario de la puesta en servicio del Hospital Universitario de Burgos (Hubu), Fernández Mañueco dijo que no conocía esas declaraciones en detalle pero adelantó que pedirá al vicepresidente de la Junta que le explique «qué es lo que buscaba o que es lo que pretendía con esas reflexiones».

Mañueco sostuvo que hay que «acostumbrarse en este país a que los gobiernos de coalición se sustentan sobre fuerzas políticas distintas». Matizó que esas fuerzas pueden tener «planteamientos distintos, como es el caso», y que «pueden hacer reflexiones políticas distintas».

Sobre si comparte que el sexo debe ser para procrear, como señaló García-Gallardo, Fernández Mañueco, sostuvo que «está todo dicho» con su propia trayectoria vital y la trayectoria del PP.

Y no sólo eso, Fernández Mañueco ensalzó en el acto del aniversario del Hubu el papel de las autonomías en los avances registrados en los últimos años.

A modo de ejemplo, sostuvo que el hospital de Burgos es un «magnífico ejemplo» de que lo que hoy en día representa la España de las autonomías, sin las que una construcción de estas características habría sido «más lenta, costosa y, probablemente, más tardía», dijo.

Vox reniega de las autonomías aunque Gallardo aceptó ser vicepresidente de la Junta.

Mañueco se desmarca de Gallardo por cuarta vez en una semana