miércoles 2/12/20

Los usuarios no tendrán que pagar nada por la nueva teleasistencia

La Junta quiere que sea una prestación pionera en el país que sirva para luchar contra la soledad

Los grupos parlamentarios de PP y Cs modificarán la Ley de Servicios Sociales para cambiar la teleasistencia por un modelo avanzado, con un contrato único que costeará íntegramente la Junta, sin copago, que ofrecerá ventajas como mejorar el servicio, que sean homogéneo en toda la Comunidad, proactivo y cuente con una plataforma tecnológica o permita integrar la información de usuarios en el historia social único de cada persona.

Así lo han señalado los portavoces parlamentarios de PP y Cs, Raúl de la Hoz y David Castaño, respectivamente, quienes han presentado la proposición de ley de modificación de la Ley de Servicios Sociales que han registrado en las Cortes de Castilla y León, que prevé tramitarse por lectura única y estar aprobada antes de final de año para que pueda iniciarse la tramitación del contrato único a principios de 2021 y ponerse en marcha lo antes posible ese año.

Con esta reforma se pretende que a partir de ahora la Junta sea la competente en la regulación, planificación y dirección del servicio, se haga cargo de su financiación íntegra —unos 4 millones al año— y, en su caso, de la suscripción del contrato único para toda la Comunidad, mientras que los ayuntamientos mantendrán la tramitación y resolución del procedimiento que reconoce el derecho del usuario y, por lo tanto, la prestación material del servicio.

La modificación (que comprende a los artículos 1, 47 y 48 y 110 de la Ley de Servicios Sociales) persigue como objetivo un servicio único en toda la Comunidad que permita el siguiente paso, que es progresar en la teleasistencia avanzada que permita proporcionar «más y mejores servicios».

SUPRIMIR EL COPAGO

La reforma busca modificar el régimen de financiación de este servicio, que actualmente tiene un coste aproximado de 4 millones de euros, de los que la Junta abona 1,3, los ayuntamientos 650.000 euros y los usuarios en torno 1,7 millones, de forma que cuando se apruebe la reforma los ayuntamientos se ahorren este coste y, «lo más importante» los ciudadanos dejen de copagar el mismo.

Raúl de la Hoz ha señalado como principales ventajas la reorganización de infraestructuras, con la integración de recursos como centros de atención y sistemas de información, ya que ahora existen 23 contratos entre diputaciones y grandes ayuntamientos. Así, ha apuntado que si hay un único contrato, con economías de escala, se prestará un mejor servicio y permitirá posiblemente poner en marcha una plataforma tecnológica de teleasistencia, además de homogeneizar en toda la Comunidad el servicio.

Con estos cambios también se podrá integrar la información del servicio en la historia social única de cada persona, ha agregado De la Hoz, quien ha afirmado que Castilla y León será «una vez más» pionera en la prestación de un servicio social básico que, «más aún hoy», se ha demostrado necesario por el aislamiento que devenga el confinamiento.

Por su parte, David Castaño ha señalado la importancia de eliminar el copago, aunque haya gente que no paga mucho (en algunos casos de personas más vulnerables y dependientes dos euros), pero también lo que supondrá la modernidad y la unificación del servicio.

El portavoz de Cs ha destacado las ventajas a la hora de dar un servicio más proactivo con llamadas por parte de la prestataria del servicio y no sólo limitarlo a llamadas de emergencia por parte del usuario, algo que varía actualmente en función del lugar donde se preste.

Castaño ha concretado que de esta forma podrán adelantarse a los problemas que puedan tener estas personas, ya que el sistema permitirá tener acceso a información de detectores de incendios, de gas e incluso sobre deambulación del usuario, de manera que se puede saber si no se está bien y adelantarse a lo que pueda pasar.

También ha destacado la conexión con Sanidad, con una base de datos compartida que puede mejorar la petición de citas y facilitar las cosas al cuidador e incluso adelantarse a las necesidades del usuario en un momento en el que cada vez hay más dependientes.

LUCHAR CONTRA LA SOLEDAD

Raúl de la Hoz ha agregado que la teleasistencia avanzada permitirá actuar ante situaciones de soledad y dependencia importantes y ha incidido en que hay unas 600.000 personas mayores de 75 años en Castilla y León, un 25 por ciento de su población, y su situación a veces se ve agravada por la dispersión de la Comunidad.

Así, ha reiterado la ventaja que supone permitir anticiparse a los problemas que puedan surgir a personas en soledad mediante todos los datos que puede facilitar la teleasistencia avanzada, cuyas posibilidades «prácticamente son infinitas» y muy difíciles de alcanzar con contratos pequeños.

Raúl de la Hoz ha señalado que ha mantenido contactos con el PSOE para su aprobación en las Cortes.

Los usuarios no tendrán que pagar nada por la nueva teleasistencia
Comentarios