martes 17/5/22

El vicepresidente de Castilla y León, Juan García-Gallardo, de Vox, confirmó que el objetivo de su partido es acabar con el Estado de las autonomías, aunque ellos participen de él mientras que exista e incluso entren a formar parte de gobiernos autonómicos.

«Para personas acostumbradas a argumentos simples y a las concepciones binarias, y para ciertas mentes mononeuronales, sólo entienden argumentos de brocha gorda», dijo en un desayuno informativo al ser preguntado por un diputado de Vox en Andalucía, Macario Valuesta, por la compatibilidad de su puesto como vicepresidente de Castilla y León y el objetivo de «cerrar las autonomías».

García-Gallardo ratificó que uno de los objetivos políticos fundacionales de Vox es la derogación del Estado autonómico bajo la convicción de que «sólo ha servido para alimentar los bolsillos de los separatistas y enfrentar a los españoles».

Además, consideró que es «ineficaz», pero cree que esta idea no es «incompatible» con su labor en el Gobierno de Castilla y León para «mejorar la vida de los españoles».

«Mientras el sistema sea el actual, Vox va a seguir concurriendo a todas las elecciones en las que tenga capacidad de mejorar la vida de los españoles», ha confirmado en el Fórum Europa.

También censuró el «despilfarro» autonómico y aseguró que le ha sido «muy útil» entrar en las instituciones para comprobarlo en primera persona. A su juicio, «no tiene sentido» que haya 17 parlamentos autonómicos y tampoco, en el caso de las Cortes de Castilla y León, su «infraestructura enorme, obra faraónica e instalaciones demasiado grandes».

García-Gallardo defendió que la actual redacción de la Constitución «no es la mejor posible» y «se equivoca» en su artículo 2, donde reconoce el derecho a la autonomía de las «nacionalidades y regiones» que integran España. «No hay naciones de naciones, no hay nacionalidades, en España sólo hay regiones», reivinidcó. Y sostuvo que «la nación catalana nunca ha existido» y el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, «se equivoca» al hablar de «nacionalidad catalana».

El vicepresidente de Castilla y León, de 31 años, fue presentado por el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, como una persona «valiente, comprometida y formada» aunque él dijera sentirse como el tenista Carlos Alcaraz jugando contra Rafa Nadal. «Me ha llegado muy pronto entrar en política y formar parte de un Gobierno», reconoció, explicando que esta situación la ha combinado con una «rigurosa» selección de su equipo.

Gaallardo reconoció en varias ocasiones durante el desayuno informativo no conocer los detalles de asuntos de los que se le preguntaban y dijo no tener una «opinión formada» sobre el Toro de la Vega que se celebra en Tordesillas, sobre la responsabilidad de la directora del CNI en el caso Pegasus o no conocer permisos de explotación energéticos.

También dijo desconocer si el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, prefiere gobernar con Vox o repetir legislatura con Cs, pero reivindicó varias veces que su candidata, Macarena Olona, llegará a ser presidenta.

Gallardo habló de un crecimiento «imparable» de Vox y citó el interés por sus propuestas en los jóvenes, «que tragan cada vez menos con el consenso progre y las políticas de izquierda».

El vicepresidente pide acabar con las autonomías