viernes. 02.12.2022
Gente de aquí | Con bañador y bufanda

Que por mayo era...

El mes acaba con 24 de sus 31 días por debajo de la media de temperaturas de los últimos treinta años y las dudas sobre la inestabilidad del verano.
Viandantes leonesas caminando por una calle céntrica cubiertas con sus abrigos a pesar de las fechas.

Quitarse el sayo el 40 de mayo ya es parte del pasado. Los tiempos climatológicos han creado un nuevo aserto: «Hasta San Fermín, con bufanda y calcetín». No hay ascensor que se precie que no dé un minutillo de cancha al tema y más con las vacaciones la vuelta de la esquina.

¿Qué verano va a hacer en León? Dependiendo de las predicciones que se tomen, el verano va a ser normal, sin grandes modificaciones (versión Aemet), será horrorosamente frío y lluvioso (según Meteo, el canal francés) y será de temperaturas muy altas (eso si se hace caso de los augurios del Centro Europeo de Predicciones).

Por de pronto, mayo se fue a la hemeroteca con 24 de sus 31 días por debajo de la media habitual de los últimos 30 años. El mes que ayer terminaba no se llegaron a registrar temperaturas de récord porque el día más frío de un mes de mayo lo ostenta 1991, cuando el día 6 se registraron -2,6 grados en plena madrugada. Y la máxima más baja de un mes de mayo en las tres últimas décadas está localizada en 1984. El 17 de mayo con 5,2 grados. «Ese año, el 1 de junio nevó en León», recuerda Juan Pablo Álvarez, de Aemet en Valladolid.

No es muy normal

En los últimos 30 años, lo más normal ha sido empezar mayo con máximas cercanas a 14 grados y cerrarlo con el mercurio por encima de los 22. Del 3 al 6 de mayo se cumplieron las curvas. Y entre el 10 y el 14 de mayo, a veces también. El resto de los días quedaron por debajo. Y en algunos casos, con máximas ridículas de 10 grados, como los días 16 y 17 de mayo.

En panorama de temperaturas mínimas no ha sido muy diferente. Del 5 al 10 de mayo, las noches estuvieron templaditas y mandaron los termómetros a los diez grados. Pero han sido muy numerosas las madrugadas que han recibido el amanecer a un grado escaso y gracias.

No va a ser difícil distinguir al leonés este verano en la playa nudista. Es el de la chaquetina. Por si refresca. Aquí hay solo dos estaciones, la de invierno y la de Renfe...

Que por mayo era...
Comentarios