domingo 26/9/21

Blanco ve precisa otra dosis en las residencias

La Junta realiza casi 2.900 inspecciones y comprobaciones en los centros sociosanitarios de Castilla y León
la consejera de Familia. Milagros Marcos, ayer. R. GARCÍA

La Junta de Castilla y León ha llevado a cabo casi 2.900 inspecciones y comprobaciones en residencias desde el inicio de la pandemia por parte de 91 profesionales dedicados a ello, lo que ha supuesto un «considerable incremento» de la dotación de personal en este ámbito.

Así lo señaló la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, en el marco de su comparecencia en las Cortes de Castilla y León para explicar los compromisos cumplidos en los dos primeros años de legislatura.

Blanco destacó que desde marzo de 2020 se realiza «un gran esfuerzo» en todos los ámbitos para paliar los efectos de la pandemia, especialmente en el ámbito de la atención residencial. En la Comunidad hay 1.214 centros residenciales y viviendas tuteladas, donde residen en la actualidad 43.140 personas mayores, personas dependientes y personas con discapacidad, recordó.

Muy vulnerables

En las residencias de la Comunidad viven 43.140 personas mayores dependientes

Uno de esos esfuerzos ha sido la citada labor inspectora y el incremento de personal en ese ámbito, que ha supuesto que en Castilla y León existiera una media de 17 residencias por cada trabajador de inspección, la cual, según una investigación de El País citada por la consejera, se encuentra muy por encima de otras comunidades (Asturias 39 residencias por cada inspector, Extremadura 32 o Aragón 25).

La consejera apuntó que, «sin lugar a duda» el éxito en el proceso de vacunación de todos los centros residenciales marcó el punto de inflexión y permitió el levantamiento de muchas restricciones.

Recordó que en abril el 97,4 % de los usuarios de residencias para personas mayores ya se encontraban vacunados y el 89,5% de los trabajadores de dichos centros, lo que permitió que desde ese mes pudieran reanudarse los ingresos en los centros residenciales y se suavizaran restricciones. Precisamente como las vacunas son la mejor solución y dada la vulnerabilidad de las personas que viven en las residencias, la consejera considera que es necesaria la administración de una tercera dosis «a la mayor brevedad posible», aunque «evidentemente» dependerá de la Estrategia Nacional de Vacunación que establezcan el Ministerio de Sanidad y la ponencia de vacunas.

Actualmente, afirmó, la situación en las residencias de mayores de la Comunidad está «controlada» y en claro descenso en cuanto a número de casos, situación que «nada tiene que ver» con olas anteriores a pesar de la gran incidencia que se ha registrado en la población general en esta quinta ola.

Según los últimos datos publicados por el Imserso, el índice de contagios ha sido del 2,5% de la población residente, la mayor parte de ellos leves o asintomáticos, y ha fallecido un 0,18% de los residentes.

Blanco recordó que cuando se declara un brote (con un sólo afectado, residente o trabajador), cada centro activa los protocolos correspondientes y se actualiza de manera continuada.

Blanco ve precisa otra dosis en las residencias
Comentarios