miércoles 22/9/21
Una vida olvidada y falseada

La Academia de la Historia rescata al leonés Cadenas

Al pintor Modesto Cadenas no solo le fusilaron, sino que ejecutaron su memoria. El historiador Víctor del Reguero acaba de publicar su biografía en el Diccionario de la Real Academia de la Historia. León nunca ha dedicado una exposición al mejor artista de su época.
historia

El 21 de noviembre de 1936 Modesto Cadenas, junto a Miguel Castaño y un grupo de intelectuales, era fusilado en Puente Castro. Su nombre real era Modesto Sánchez Hernández, tenía 38 años y ya había alcanzado notoriedad en el panorama artístico nacional y expuesto sus obras en países como Francia, Bélgica y Portugal. Sin duda, era el mejor artista leonés de su época.

Su historia ha sido olvidada y manipulada. Empezando por la fecha de nacimiento, que no es (como cita la Wikipedia en 1899), sino un año antes. Tampoco, como sostienen algunos manuales, realizó los dibujos de las vidrieras del Palacio de Gaudí. Como aclara el historiador Víctor del Reguero, autor de la biografía del artista que acaba de incorporar la Real Academia de la Historia a su diccionario, «las vidrieras del Palacio Episcopal de Astorga son anteriores a 1908 y Cadenas tenía apenas diez años en esa fecha».

El legado de uno de los artistas más brillantes de principios del siglo fue premeditadamente ocultado. Nacido en Madrid, era nieto del abogado leonés Jacinto Sánchez Puelles y los reconocidos arquitectos Fernando Sánchez Pertejo y su hijo Perfecto Sánchez Ibáñez, eran su tatarabuelo y bisabuelo.

Según la memoria familiar, recibió sus primeras nociones artísticas de mano de Demetrio Pérez Monteserín, iniciador de la pintura modernista en León, para trasladarse luego a Madrid, donde tuvo como maestro a Fernando Álvarez de Sotomayor.

Modesto Cadenas en una exposición en Portugal. ARCHIVO

Su pintura inicial se encuadra dentro del cubismo, con una temática en la que predominan los temas costumbristas y las escenas locales. Su obra da un giro influenciada por la del artista portugués José de Almada Negreiros. La mayor parte de su obra está en manos de colecciones particulares. El abogado Jorge Revenga, nieto de Cadenas, calcula que la familia posee alrededor de una treintena de obras. Lamenta que hasta ahora León no haya dedicado una retrospectiva a su abuelo, cuya obra permanece sin inventariar. Tampoco hay lienzos de Cadenas en ningún museo leonés. El artista apadrinó a Vela Zanetti en una exposición de ambos en el Palacio de los Guzmanes celebrada en 1931.

«Al filo de 1923 se trasladó a Hendaya junto a su amigo Santiago Eguiagaray, para trabajar en la casa Maumejean, la mayor fábrica de vidrieras artísticas de Europa, que brindaba una extraordinaria formación en dibujo artístico a jóvenes aprendices. Además de las enseñanzas recibidas, Modesto Cadenas tuvo con ello oportunidad de relacionarse con las élites que veraneaban en la costa vascofrancesa, a las que dio a conocer su obra pictórica», escribe Del Reguero.

Cadenas fue el primer delegado del Patronato de Turismo en León durante la República. Hombre viajado y con grandes inquietudes culturales, participó activamente en el Salón de Arte ubicado en el Café Central (hoy sede del BBVA), por donde pasaron algunos de los grandes artistas de la época.

La Academia de la Historia rescata al leonés Cadenas
Comentarios