martes 24/5/22
Arte

Adiós a la gran mecenas de la familia Azcárate

■  Delfina Entrecanales Azcárate, filántropa de cientos de artistas, falleció en Londres a los 94 años

■ Su legado vive en la Fundación Delfina, que lleva artistas a la Bienal de Venecia

                      Delfina Entrecanales Azcárate en una foto de archivo de Sutton de 2014.  TIM BOWDITCH
Delfina Entrecanales Azcárate en una foto de archivo de Sutton de 2014. TIM BOWDITCH

«Colecciono artistas, no obras de arte». Con esta célebre frase la leonesa Delfina Entrecanales Azcárate (Madrid. 1927- Londres. 2022) declaraba estar más interesada en los destinatarios de su generosidad que en los frutos de su trabajo en una entrevista en el Financial Times en 2013.

La filántropa española, falleció en Londres, ciudad en la que residía desde hace casi 70 años, el pasado 31 de marzo, a los 94 años de edad. Delfina Entrecanales, que pertenece a la saga leonesa de la familia Azcárate por parte materna, fundó en los años 80 la YBA (Youth British Artists), una fundación sin ánimo de lucro desde la que ayudó a jóvenes artistas durante más de treinta años.

Vibrante y luchadora, cálida y carismática son algunos de los apelativos que le han dedicado en Artforum en el obituario donde reseñan su poco interés en estar en el foco de la atención, a los 19 años llegó a Inglaterra, donde vivía parte de la familia Azcárate exiliada, para estudiar en Oxford

Delfina Entrecanales, hija de José Entrecanales y María de Azcárate, se casó en Villimer (León), en la finca familiar de los Azcárate que su padre compró para evitar su expropiacióm tras la Guerra Civil y que siendo propiedad de la familia fundadora del imperio Acciona.

Con su primer marido, un banquero, tuvo cuatro hijos. Uno de ellos falleció a la edad de 17 años en un accidente de tráfico, una tragedia que marcó la vida de Delfina. Tras la disolución de su matrimonio a principios de la década de 1970, Entrecanales compró una granja en la campiña inglesa por la que pasaron Pink Floyd, Soft Machine y Mike Oldfield entre otros músicos. Fue así como empezó su compromiso con el arte y, sobre todo, los artistas. En 1988, a la edad de sesenta y dos años, fundó Delfina Studios en una fábrica de jeans en desuso en East Stratford de Londres para ofrecer estudios a una docena de artistas sin coste o muy subvencionados. En Bermondsey, en una antigua fábrica de chocolate, amplió a 34 los estudios, con diez residencias internacionales, una galería y un restaurante. Hasta su cierre en 2006 recibibió a más de 400 artistas. Más de una docena fueron nominados o ganaron el Premio Turner, incluidos Martin Creed, Tacita Dean, Mark Wallinger y Jane y Louise Wilson. Muchos otros lograron el éxito internacional, entre ellos Sonia Boyce, Glenn Brown, Thomas Demand, Urs Fischer, Chantal Joffe, William Kentridge, Hew Locke y Haegue Yang.

En 2007, creó la Fundación Delfina en Victoria, Londres, centrada en artistas de Medio Oriente y África del Norte e inspirada en el valor que daba esta mujer a «la hospitalidad, la convivencia y las concepciones alternativas de «coleccionismo»», apunta Artform. Ayudó a artistas ilustres como Basel Abbas y Ruanne-Abou Rahme, Abbas Akhavan, Manal al-Dowayan, Ahmet Ögüt y Wael Shawky.

En 2012 fue nombrada Comandante de la Orden del ImperioBritánico por su contribución a las artes y al año siguiente recibió Medalla Príncipe de Gales a la Filantropía en las Artes. En 2016 fue reconocida por la Asociación Mujer Siglo XXI de Empresarias de Bilbao. «Conocer gente inspiradora e inspirar a otras personas. Mi relación con los artistas es la razón por la que lo he hecho; todas las demás cosas, no me importa. Soy como una abuela para todos ellos», dijo a The Independent en 2014.

Su legado permanece más allá de su muerte. Delfina Studios y la fundación representarán a Gran Bretaña, Francia, Emiratos Árabes Unidos, Lituania y Omán en la próxima Bienal de Venecia con otros seis artistas afiliados a la organización que presentarán obras en la Exposición Central.

Adiós a la gran mecenas de la familia Azcárate
Comentarios