sábado. 03.12.2022
                      Carlos Tarque en su último concierto en León. FERNANDO  OTERO
Carlos Tarque en su último concierto en León. FERNANDO OTERO

M Clan llega a León como una banda rock sin concesiones. Pero no se trata de recrear otros tiempos o escenas rocanroleras nostálgicas, sino de expresar la energía que les mueve ahora, que, por cierto, es mucha. Llegan a Hallowindie como cabezas de cartel de un festival sin etiquetas y el primer mensaje de Carlos Tarque es un aviso a sus fans, porque este concierto hay que verlo entero: «En León no nos vamos a dejar nada en la recámara. Tocaremos 17 canciones que le gustan a la gente. No hay que dar rodeos. Yo, cuando voy a ver a los Rolling, quiero lo mejor de los Rolling», explica la, tal vez, mejor voz actual del rock, capaz de atacar un blues o un rocanrol con la misma decisión y talento.

Y es que una de las virtudes de M Clan, desde que dan ese salto a la fama con Llamando a la Tierra, siempre ha sido la de sonar y cantar bien. Parece de perogrullo pero explicarlo sería otra historia. Los murcianos, por edad, aparecieron cuando la aristocracia de la Movida ya había pasado a la historia (salvo excepciones). Y antes de que se fuera fraguando la difusa escena noventera, entre nois y preindie. Ese estar en tierra de nadie pudo ser el mejor detonante para tomar una decisión que es la que luego les da el éxito y la continuidad: «Sacamos Llamando a la Tierra porque estábamos un poco hartos de hacer hard rock y veíamos que además podía ser la forma de poder seguir haciendo lo que nos gustaba: música. En cuanto a sonar y cantar, siempre hemos tenido la sensación de querer hacer las cosas bien. Si no eres un grupo punk lo normal es querer sonar bien», afirma Tarque, que aporta interesantes reflexiones acerca del futuro o del pasado, como cuando recuerda que él a su padre le puso un disco de Motorhead, ahí es nada, para que supiera qué música le gustaba. «No me dijo que esa música fuera una mierda. Me dijo: no lo entiendo», deja caer para explicar debates actuales en los que se derrapa para un lado y para el otro.

Como el concierto que llevan en la actualidad es M Clan puro y duro no hay que pedir explicaciones de cómo asumen el paso del tiempo. Ni son tan mayores ni han tirado por derroteros diferentes. «Mantenemos la energía. Es cierto que el tiempo pasa. Llevamos 30 años y este trabajo tiene algo de síndrome de Peter Pan, de estar en contacto con gente joven y una manera de trabajar en la que puede haber esa sensación. Nosotros mantenemos esa energía porque nuestra forma de estar en el espectáculo requiere esa energía», dice Carlos Tarque, que como planes de futuro sí prepara un disco, su segundo será, en solitario.

Carolina, Maggie despierta, Roto por dentro, Miedo, Concierto salvaje... Cualquiera de estas canciones bien valdrían un concierto de M Clan. A las que Carlos Tarque, sin arrogancia, añade un dato: «Nosotros tenemos éxitos que se sabe toda España», asevera al respecto de que algunas de sus canciones han traspasado el mero ámbito musical. Y lo dice mientras en una cafetería va a sonar una canción de ellos, o Carles Francino tira de su repertorio por la tarde para introducir un tema.

Carlos Tarque: «En León tocaremos 17 canciones que le gustan a la gente»
Comentarios