viernes 20/5/22

El castillo 'invisible' de León

La Junta edita un folleto para dar a conocer este monumento. El edificio puede visitarse de lunes a viernes
Dibujo del castillo de León realizado por Noemí Martínez Murciego para el folleto editado por la Junta. NOEMÍ MARTÍNEZ MURCIEGO

verónica viñas | león

Es el monumento ‘invisible’ de León. Conocido como el edificio del Archivo Histórico o la vieja cárcel, pocos leoneses saben que, en realidad, se trata del castillo de la ciudad, una construcción comparable a la Catedral, San Isidoro o San Marcos. Un castillo al que la Junta quiere dar visibilidad dando a conocer su agitada historia. Se trata de un castillo excepcional porque «es el único de carácter militar, íntimamente relacionado con su muralla romana y con la puerta vecina que pronto tomó el nombre de Puerta Castillo o Puerta del Conde, ya que en él se alojaba el magnate que defendía la ciudad en nombre del rey, señor feudal del vasallo y de la urbe», cuenta el arqueólogo Fernando Miguel en un folleto ilustrado por Noemí Martínez Murciego con el que el gobierno autonómico pretende sacar del ostracismo a este monumento enclavado en el corazón de la ciudad.

Además, el edificio está abierto al público, que puede visitarlo de lunes a viernes, de 8.30 a 14.00; y las tardes de lunes y martes, de 16.30 a 19.00 horas.

También el castillo es una ‘rareza’ porque prácticamente no ha sufrido modificaciones, más allá de las obligadas restauraciones para que siga en pie. En la ‘piel’ del edificio está la historia de la ciudad: «En sus muros se suceden y superponen su origen romano, su reforma medieval, cuando empezó a utilizarse como cárcel de notables, la ampliación y transformación de época moderna y su adaptación en los tiempos contemporáneos, la última para servir de Archivo Histórico desde 1982». Además, todas estas etapas históricas son visibles.

La construcción del castillo en sí data del siglo X, «cuando se instaló sobre dos cubos romanos y el lienzo de la muralla». En 1862 se convierte en cárcel de presos comunes, hasta que en 1962 es abandonada. El castillo permaneció vacío hasta 1982, cuando es rehabilitado como sede del Archivo Histórico Provincial. Es monumento histórico desde 1931. En torno al edificio han surgido varias leyendas. La más enigmática es la del fantasma del conde, que habitaba en este castillo y se ocupaba de la defensa de las murallas de León. Cuentan que en la torre se oye un murmullo, que algunos atribuyen al alma en pena del conde; y otros —los menos crédulos—, al ruido del viento golpeando una claraboya.

El tesoro olvidado

Si desconocido es el castillo, igualmente ocurre con el Archivo Histórico Provincial, que acumula cientos de miles de legajos. El documento más antiguo que atesora es un pergamino eclesiástico del siglo IX, pero hay más joyas. En sus estantes es posible encontrar desde los privilegios de Colinas del Campo y La Cepeda a naipes del siglo XVI o dos fragmentos de un Beato del siglo XIII cuya procedencia no está clara y que, antes de llegar a León, estuvo en países como Bélgica o Brasil. Entre la documentación más curiosa destaca el expediente del primer alumbrado público que tuvo la ciudad y que data de 1916; el proyecto de 1913 para poner en marcha un tranvía que uniera la estación del Norte con la Catedral; o la relación de los puentes que se volaron durante la Guerra Civil. El Archivo Histórico Provincial de León se creó el 3 de abril de 1962, por orden del Ministerio de Educación Nacional, para «la guardia y custodia de los protocolos notariales de más de cien años y cualesquiera otros documentos pertenecientes al Estado conservados en la Comisión de Monumentos...».

El castillo 'invisible' de León
Comentarios