jueves. 30.06.2022
Patrimonio

Descartan reconstruir íntegros los cubos de la Muralla romana

El nuevo proyecto exigido por Patrimonio tiene el reto de salvar 70 centímetros entre el nivel de los restos y la calle Carreras Se redactará en menos de un mes
                      Detalle de uno de los siete cubos que hace más visible la cicatriz sobre el lienzo. RAMIRO
Detalle de uno de los siete cubos que hace más visible la cicatriz sobre el lienzo. RAMIRO

El nuevo proyecto para conservar, exhibir, recrear y poner en valor los restos de siete cubos en la Muralla romana de la calle Carreras descartará la reconstrucción total de las torres. El Ayuntamiento de León considera que esta opción está fuera de la obra de peatonalización que dio lugar a la excavación arqueológica.

Fue uno de los temas que se dejó claro en la Comisión Territorial de Patrimonio que no autorizó el plan para enterrar los cubos y marcarlos sobre la calle peatonal con unas estructuras metálicas semicirculares que servían al mismo tiempo de bancos.

La oficina de urbanismo del plan Edusi Norte que está al frente de esta obra tiene ante sí el reto de redactar un nuevo proyecto que cumpla los requisitos establecidos por Patrimonio y hacerlo en un breve espacio de tiempo. El principal problema al que se enfrenta es salvar el desnivel, de unos 70 centímetros, entre los restos de los cubos y el nivel de la calle.

Un año de trabajos
La obra de peatonalización tiene previsto finalizar en enero de 2023

La redacción del proyecto se quiere acelerar para que pueda estar listo de cara a la próxima Comisión Territorial del mes de junio, a fin de que el plazo previsto para finalizar la obra de la peatonalización (enero de 2023) no se desajuste en un año clave por celebrarse elecciones municipales. Los cubos de la calle Carreras fueron derribados a finales del siglo XIX y principios del siglo XX para proporcionar morrillos para las obras que se hacían en la ciudad y enlazar el tráfico de la carretera de Asturias con la de Santander. El coche se abría paso y la piqueta no tuvo piedad con la Muralla, que fue declarada monumento nacional en 1931. Los lienzos a los que estaban pegados los cubos muestran las cicatrices, pues la muralla se cerró con un hileras de canto rodado y ladrillo que nada tiene que ver con la reconstrucción medieval del amurallamiento romano.

                      Gente recogiendo piedra de las murallas a principios del XX. GRACIA
Gente recogiendo piedra de las murallas a principios del XX. GRACIA

Descartan reconstruir íntegros los cubos de la Muralla romana
Comentarios