sábado 24/10/20
LEÓN ■ EXILIADOS A LA FUERZA

El judío que León echó y triunfa en Portugal

La localidad lusa de Sabugal abrirá a finales de este mes una Casa de la Memoria Judaica que girará en torno a personajes históricos como el médico y rabino leonés Juda Corcoz, figura muy respetada en esa población fronteriza
Imagen tomada durante una de las visitas teatralizadas que León organizó este verano para dar a conocer sus aljamas. JESÚS F. SALVADORES

c. garcía/ e. gancedo | león

No es nuevo el concepto ni el tipo de peripecias del colectivo. ‘Leoneses por el mundo’ parece haber habido por lo menos desde la Edad Media, con casos señeros en los que muchos de los numerosísimos paisanos que hoy andan desperdigados por todos los continentes, fuera del León que no les dio la oportunidad de trabajar y vivir, se pueden sentir identificados. Y uno de esos casos singulares hay que rastrearlo como cinco siglos atrás: su nombre era Juda Corcoz, era rabino y médico, y huyó de un reino en el que el cristianismo llevaba camino de ocupar todo el espacio religioso y social para encontrar refugio en Sabugal, localidad portuguesa encastillada en la raya con las actuales provincias de Salamanca y Cáceres, donde llegó a ser un vecino de lo más respetado.

Corcoz es una de las figuras históricas en torno a las que gira un nuevo centro temático para la recuperación de la memoria hebraica de Sabugal, que será inaugurado a finales de este mes de febrero. El alcalde de la población, Antonio Robalo, explicó en una entrevista con Efe que a través de un proyecto de cooperación europea se han podido invertir 170.000 euros en este centro, que se ubica junto al castillo de Sabugal, en un edificio histórico adquirido por el propio Ayuntamiento.

Se trata de una casa donde sus antiguos dueños, cuando la rehabilitaron hace algo más de una década, descubrieron que estuvo habitada por una familia judía, ya que había una alacena de piedra que usaban para celebrar en secreto la práctica de encender un candil la noche del viernes al sábado, como reza la tradición hebrea.

Será la Casa de la Memoria Judaica de La Raya, concretó Robalo, quien quiere que este centro sea un enclave estratégico de la memoria judía y un punto de unión de turistas que lleguen a la Península Ibérica para descubrir la historia judía. Un objetivo similar al del Centro de Interpretación de las Tres Culturas que el Consistorio leonés comenzó a instalar en la iglesia de Puente Castro sin que a día de hoy se le haya podido dar un impulso definitivo.

«Sabugal, en la línea de la frontera más antigua de Europa, fue un pueblo privilegiado para el flujo de muchos judíos que fueron expulsados de España, tras la Reconquista», recordó Robalo. Y así, el nuevo centro esconde un trabajo de varios años de investigación por parte de arqueólogos e historiadores lusos que bucearon en el archivo de la Torre do Tombo, en Lisboa, para hilar la memoria en primera persona de la comunidad judía que tuvo esta comarca.

Y uno de sus referentes ha sido el médico que, como describen los documentos, llegó a Sabugal procedente de León junto con otros judíos «de condición modesta» —así figura en el archivo— como Jaque Mel, que se asentó en el pueblo luso de Alfaiates, o el zapatero Isaac Verdugo. Juda Corcoz, además de médico, «fue una figura de prestigio y de respeto en su época», reconoció el arqueólogo de Sabugal, Marcos Osorio.

«Está claro que se trataba del líder de la comunidad», ya que realizaba prácticas de la tradición hebrea aptas sólo para los rabinos, como por ejemplo «la circuncisión del frenillo en los bebés varones», explicó. La idea de este centro como lugar de referencia del judaísmo se pretende complementar, según Antonio Robalo, como un lugar de recuperación histórica de nombres y de acontecimientos que se produjeron en Sabugal relacionados con esta cultura y que no están aún inventariados.

El edificio de dos plantas contempla un proyecto museístico, ya finalizado, donde se podrá conocer mediante paneles explicativos la intensa relación de Sabugal y de toda esta zona fronteriza con los judíos entre los siglos XV y XVIII.

Además, esta Casa de la Memoria Judaica de La Raya estará integrada en la Red Judaica de Portugal, donde hay algunos pueblos referentes como Belmonte, también próximo a la frontera con Salamanca —en concreto, cercano al área de Ciudad Rodrigo—, cuyo Museo Judío recibe cada año una media de 80.000 visitantes.

El judío que León echó y triunfa en Portugal
Comentarios