jueves 6/8/20

Julián López reconoce la labor de Rubio y confía en que el Festival de Órgano siga

El obispo de León, Julián López, aseguró ayer que la dimisión de Samuel Rubio como director del Festival Internacional de Órgano de la Catedral de León debe aceptarse como fruto de la evolución de los tiempos: «Hay que ceder en un momento determinado», aseguró el responsable de la Diócesis de León.

Rubio, jubilado hace un año, dimitió de su cargo en desacuerdo por la elección del granadino Francisco Javier Jiménez para sucederle, a pesar de que él había apostado por el italiano Giampaolo Di Rosa.

A criterio del obispo, el asunto se incardina en el paso del tiempo: «Esto evoluciona, hay que ceder en un momento determinado, como tendré que hacer yo mismo que no voy a ser obispo in eternum, y todos dejamos algo de nuestra vida y de nuestras ilusiones. Eso es lo que pasó también con el Festival de Órgano. Ahí está. Lo que ocurre es que el órgano, su estética y su belleza son pasajeros. El órgano está ahí pero la música es viva solamente cuando suena. Por tanto confiamos en que seguirá siendo un referente cultural y religioso de primera magnitud. Los que lo han hecho posible tienen mi enhorabuena y mi reconocimiento. Por eso don Samuel tiene todo el reconocimiento mío, además como compañero que fue en los estudios de Roma», afirmó.

Julián López reconoce la labor de Rubio y confía en que el Festival de Órgano siga
Comentarios