sábado 17/4/21

Marta Robles: «En las alcobas se cambia la historia»

ballesteros

Fernando el Católico se atiborraba de cantaridina, la viagra medieval. Felipe II tenía un falo realmente regio y fue un martillo de herejes, pero también un erotómano ultrarreligioso. Felipe V se masturbaba como un mandril e Isabel II tuvo su picadero en el restaurante Lhardy. Lo cuenta Marta Robles en Pasiones carnales (Espasa). Un divertido libro sobre el ardor sexual de nuestros soberanos. | colpisa

Marta Robles: «En las alcobas se cambia la historia»
Comentarios