domingo. 03.07.2022

La Peregrina y San Tirso, dos iconos del arte mudéjar desprovistos de culto religioso desde hace años, se reparten las 49 obras de arte sacro de la exposición Lux. La muestra de Las Edades del Hombre en Sahagún está dividida en dos capítulos de la historia de la virgen: Mater Misericordiae y Salve, Regina. La muestra reúne esculturas, pinturas, relieves y piezas de orfebrería, como una espectacular custodia de Enrique de Arce, procedentes en su mayor parte de templos de Castilla y León, algunas firmadas por artistas europeos que encontraron refugio en España huyendo de la peste que asoló centroeuropa en el siglo XV. Hay obras de ‘El divino’ Morales, Alonso Cano, Berruguete, Juan de Juni, el maestro de Becerril, Pietro Sorri, Jacob van Cothem, Pedro de Mena o del llamado Maestro de las once mil vírgenes, del que también puede verse la Imposición de la casulla a San Ildefonso, cedida por la iglesia de San Martín de Segovia; La Coronación de la Virgen, de Pieter Coecke, prestada por la Fundación Sierra-Pambley; o el calvario de Juan de Valmaseda, propiedad de la Catedral de León y una de las obras maestras que alberga La Peregrina en la espectacular capilla de Diego de Sandoval, en cuyas paredes se preservan varios paños de yesería califal.

La exposición de Sahagún cambiará a partir de enero, cuando reabra sus puertas tras un parón de más de un mes. Algunas piezas deberán volver a sus lugares de origen —se acaba el préstamo— y serán sustituidas por otras, quizá alguna procedente de la exposición de Burgos, que concluye este mes y no será prorrogada, como en el caso de Sahagún y Carrión de los Condes.

A partir de enero ‘Lux’ será diferente
Comentarios