jueves. 07.07.2022
Una joya por 20.000 euros

Subastan el crucifijo de la Catedral que hizo Zuloaga

Es el precio que pide el propietario de un crucifijo firmado por Daniel Zuloaga e inspirado en un Cristo de la Catedral de León, ciudad a la que el ceramista dejó un legado que ha acabado en salas de subastas o maltratado. El Ayuntamiento restaura ahora los bancos y la fuente que diseñó para la Plaza de Regla.
undefined
Crucifijo de Zuloaga que se vende en internet. TODOCOLECCIÓN

Es un extraño crucifijo esmaltado. Mide 100 por 75 centímetros. Está inspirado en un Cristo de la Catedral de León y su autor es el célebre ceramista Daniel Zuloaga. El vendedor, que pide 20.000 euros por esta joya de los años veinte en la página todocoleccion.net, apenas da más datos. Únicamente, que se encuentra en buen estado de conservación y que fue adquirido en San Juan de los Caballeros —con seguridad se refiere a la iglesia segoviana donde Zuloaga abrió un taller—. Lo verdaderamente curioso es que la cruz está ‘montada’ sobre casullas antiguas.

Es la segunda obra ‘leonesa’ de Zuloaga que sale a la venta. La primera fue un mural de la Catedral que el artista realizó para la pescadería Mardomingo. Una pieza que se vendía con un croquis para encajar perfectamente los azulejos. El ceramista madrileño puso su toque modernista en la capital leonesa entre 1902 y 1918. Sus azulejos decoraron desde la casa de Fernando Merino, en la calle Sierra-Pambley, a un altar en la iglesia de San Francisco de la Vega, los bancos y la fuente de la plaza de la Catedral —que actualmente está restaurando el Ayuntamiento— o los rótulos de la fábrica Santa Teresa, encargados por los hermanos Pablos.

cultura

Mardomingo era un próspero comerciante leonés, no solo propietario de una elegante pescadería en la calle Cardiles, sino un hombre de negocios «conocido en todos los ambientes financieros», como destaca un artículo de este periódico de principios de siglo. Mardomingo quiso dotar a León de un establecimiento modelo. Ya por entonces Zuloaga era requerido por numerosos arquitectos. El artista, tío del pintor Ignacio Zuloaga, ‘colaboró’ en los dos edificios que Gaudí diseñó en esta provincia: suyo es el rótulo de la fábrica de tejidos de Fernández Rius, en el edificio de Botines; y también decoró en 1913 la capilla del Palacio Episcopal de Astorga. Zuloaga, cuyas obras decoran desde el Palacio de Velázquez, el Palacio de Cristal del Retiro y el Hospital de Maudes en Madrid, jamás estuvo en León, pero llevó a cabo numerosas obras en esta provincia a comienzos del siglo XX, en parte por su buena relación con el arquitecto Torbado, autor de muchos de los bocetos que luego el ceramista convertiría en azulejos.

La fuente perdida

Los bancos y la fuente diseñados por Zuloaga para la plaza de la Catedral desataron una encendida polémica en la ciudad en aquel momento. Aunque algunos intentaron apaciguar los ánimos augurando que no durarían mucho tiempo. La fuente, de 5,5 metros de diámetro, ‘reapareció’ en 1998 durante las obras de peatonalización de la Plaza de Regla. Fue embalada y ‘olvidada’ en los almacenes municipales. Ahora está siendo restaurada y se colocará en los jardines de la residencia Virgen del Camino, que se abrirán al público. Compuesta por 400 azulejos, se han perdido 80, que serán reconstruidos por el taller del nieto del célebre ceramista. Y todo gracias a que el Museo de Zuloaga en Segovia guardaba los bocetos y dibujos originales que se utilizaron en 1928 para la construcción de todo el conjunto artístico leonés.

En los bancos se ‘repiten’ escenas como la plaza del Grano, el consistorio viejo de la Plaza de San Marcelo, la torre de la colegiata de San Isidoro, la Catedral vista desde todas sus fachadas o el viejo santuario de la Virgen del Camino.

En el número 6 de la calle Ancha también dejo Zuloaga su huella en forma de espléndidos dragones verdes. Zuloaga, ahora olvidado, fue el primer ceramista español considerado artista, que dejó su impronta en 400 edificios de toda España.

Subastan el crucifijo de la Catedral que hizo Zuloaga
Comentarios