domingo 1/11/20
CULTURA

Tesoros ocultos en un sótano

El Edificio Fierro creará una sala para exponer los fondos arqueológicos de la Diputación: más de 3.000 objetos
Ídolo de Rodicol, hallado en esta localidad en los años sesenta. Una joya megalítica que se exhibirá en la futura sala arqueológica del ILC

verónica viñas | león

El Instituto Leonés de Cultura (ILC) sacará sus tesoros del ‘sótano’. La Diputación posee una colección arqueológica excepcional, con más de 3.000 objetos, la mayoría de los cuales han permanecido ‘ocultos’ y sólo se han mostrado parcialmente en exposiciones temporales. El ídolo de Rodicol, una pieza única que algunos historiadores consideran un monumento fálico fechado entre el 1800 y el 2000 antes de Cristo y para otros es una deidad femenina, será una de las joyas de la nueva sala de arqueología, que abrirá sus puertas en el Edificio Fierro. La Diputación custodia piezas procedentes de las excavaciones llevadas a cabo en Lancia por Francisco Jordá en 1957-61, así como cuatro lápidas funerarias descubiertas por Julio Carro en la villa romana de El Soldán, en Santa Colomba de Somoza. Muchos objetos proceden de excavaciones pioneras en León.

También hay una importante colección numismática, con denarios romanos y vellones y reales de plata medievales —desde Juan II a un florín de oro de Pedro IV—, maravedíes y monedas de los austrias y pesetas de la II República. Otra de las joyas es un jarrito visigótico que apareció en una tumba en la localidad asturiana de Alesgas.

La Diputación pudo reunir numerosos fondos en la época previa a las transferencias en materia de Patrimonio a la Comunidad Autónoma. Ahora, todos los objetos encontrados en excavaciones arqueológicas son depositados en el Museo de León (Pallarés). Eso explica que el ILC tenga en su poder lápidas medievales que fueron rescatadas en el firme de una carretera o un ara romana de Astorga, así como objetos del alfarero romano Virilio. Los fondos incluyen elementos arquitectónicos del Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación, como un capitel altomedieval y una escultura alegoría de la República.

La primera planta del edificio de Puerta de la Reina, unos cien metros cuadrados en el primer piso, será el nuevo destino de los fondos arqueológicos de la Diputación. El Consejo Rector del ILC acordaba ayer destinar 30.000 euros para la nueva sala arqueológica, cuya apertura aún no tiene fecha. Pero tardará meses, porque hay que redactar el proyecto y licitar la obra.

El ídolo de Rodicol tiene una curiosa historia. Formaba parte de una cerca en el pueblo del mismo nombre. Lo descubrió la maestra Conchita Farto en 1969, cuando triunfaba en la radio el programa Misión rescate, cuya finalidad era despertar el interés de los escolares por el patrimonio histórico e incitar a los niños a descubrir obras de arte desconocidas o simplemente ocultas. Lo curioso es que aquel programa en León dio muchos frutos. No sólo premiaron a Farto, sino a los alumnos de Felisa Rodríguez, que encontraron el llamado ídolo de Noceda, del segundo milenio antes de Cristo, hoy en el Museo Arqueológico Nacional.

Tesoros ocultos en un sótano
Comentarios