sábado. 02.07.2022

Despejadas las posibles dudas de hasta donde podría llegar el equipo culturalista en la competición, tras los dos últimos encuentros con los resultados cosechados, y el más reciente con escozor incluido, la realidad es incuestionable y las previsiones son más que claras, terminar sin apuros y lo más dignamente la temporada, y que ésta no se haga muy larga para evitar meterse en problemas.

Las expectativas no se están cumpliendo, y ya desde el primer partido de esta competición las carencias fueron apareciendo, siendo una línea constante encuentro tras encuentro, con algún intervalo, donde se dejaba percibir alguna esperanza de que esta situación pudiera cambiar, pero simplemente fueron momentos fugaces, que no han variado el devenir competitivo de este equipo. Saber tener los pies en el suelo cuando se producen estas situaciones, como la que está viviendo la Cultural, es salvar la temporada de la mejor manera posible, evitando caer en tentaciones, que podrían traer demasiados peligros no deseados, cuando los objetivos no se pueden cumplir. Soñar no cuesta dinero, y la esperanza siempre está ahí, pero la realidad es bien diferente, y es la que hay que asumir y aceptar. Lo demás no tiene hueco, ni valor.

En lo estrictamente deportivo, hoy visita el Reino de León el SD Logroñés, conjunto que está por encima del conjunto leonés, pero que es uno de esos partidos que hay que ganar, para continuar en esas posiciones de la zona tranquila en la tabla y no empezar a levantar augurios demasiados inciertos que sobrevuelen a orillas del Bernesga.

Lograr un triunfo puede servir para dar cierta tranquilidad a la plantilla y a la parroquia culturalista, y así cortar esa racha negativa de encajar goles y romper la falta de gol que el equipo padece. No es la situación que se pensaba, pero es la que toca hacer frente. Los deberes llaman a la puerta.

Los deberes llaman a la puerta
Comentarios