lunes 23.09.2019

El desajuste económico

La temporada comienza para la Cultural. Ilusión ante el nuevo proyecto en lo deportivo. Partidos de preparación que han llenado el ojo de la afición. Un equipo nuevo. Renovado. Un vestuario limpio. Lo que deseaba la dirección del club y el entrenador. Ojalá la unidad dure y la fuerza se manifieste en cada jornada de Liga. Desde la primera jornada del próximo domingo ante el Amorebieta se va a exigir lo máximo a esta Cultural, compuesta de nuevo para ascender a Segunda División. No pueden repetirse errores recientes de una campaña en la que se malgastó muchísimo dinero. Demasiado. Para pagar contratos a futbolistas que ya no sudan la camiseta para la Cultural se ha esfumado más de un millón de euros. La gestión para componer una plantilla histórica de gasto, que no de resultados deportivos, no hay por donde cogerla. Los desajustes, más que ajustes económicos, traen unas consecuencias que lo está pagando muy caro la Cultural. Sigue dilapidando un dinero que en su momento podría pasar factura. El maná de Aspire no va a perdurar toda la vida. La academia catarí ya ha anunciado que rebajará la capacidad económica que inyectará en la entidad futbolística leonesa. Mientras tanto, continúa el plan para liquidar a futbolistas con caché de Segunda en Segunda División B. Ayer mismo tocó el turno a Javi Jiménez, con dos años y medio de contrato firmados en enero. Seis meses después no vale. Y todavía queda por finiquitar a Vicente Romero. Llegó como estrella a seguir para subir a Segunda. Tiene dos años de contrato por cumplir y un pastón a cobrar. Con pólvora de Aspire es muy fácil disparar, como si se tratara de una escopeta de feria.

El desajuste económico
Comentarios