sábado 18/9/21
Juegos de Tokio | Halterofilia

Lidia se queda sin podio... hasta París

La haltera berciana, aquejada de problemas en la cadera, no puede sumar su cuarta presea olímpica en Tokio

Su reto se centra ahora por llegar y desquitarse en los Juegos de 2024 en la capital francesa

Lidia Valentín se vio afectada por si obligado cambio de peso y unas fuertes molestias que la impidieron rendir a su nivel. MICHAEL REYNOLDS

El sueño de sumar su cuarta medalla en unos Juegos tendrá que esperar para Lidia Valentín. Tokio no ha sido la estación adecuada para la mejor haltera española de todos los tiempos que en la ciudad japonesa, aquejada de problemas físicos en una cadera, se veía lastrada para lograr la que hubiera sido su cuarta presea. Un reto que la de Camponaraya espera cumplir en París 2024. Porque cuerda, ilusión y calidad tiene para rato.

Para Lidia Tokio se presentaba como un escenario propicio para demostrar que es toda una número uno. Y eso a pesar de las dificultades que entrañaba esta empresa. Primero porque tras un año de aplazamiento y varios problemas físicos llegaba todavía sin alcanzar su pico de forma. Luego porque debido a ello y a la nueva reglamentación de la Federación Internacional se veía obligada a competir en la categoría de 87 kilos, 12 más que la habitual para ella, sin apenas referencias del resto de rivales y con el handicap añadido de que al no tener tampoco la leonesa un ránking definido en este peso se veía obligada a disputar el reto olímpico en el grupo B, el más madrugador y con buena parte de las favoritas haciéndolo en el A y sabedoras de antemano del resultado de la propia Lidia.

Pero ni por eso, la berciana saltaba al Tapiz dispuesta a demostrar que ante todas estas adversidades podía salir airosa. Así lo demostró en su primer intento en arrancada sobre 100 kilos que superó con solvencia. Luego llegarían los 103 que también sacaba adelante de manera brillante. Y en el tercero los 106 kilos, peso que al final se le resistía aunque no fue impedimento para hacerse con el primer puesto del grupo por delante de la coreana Kang. Y eso que la cadera ya estaba dándole notables problemas.

Evitar males mayores

La segunda puesta en escena tenía en dos tiempos como el escenario donde poder dar un paso adelante. Con fuertes dolores y en una parte del cuerpo esencial para poder afrontar el reto en los Juegos, Lidia lograba salir airosa de los 122 kilos. Parecía que todas las adversidades podían superarse pero la situación física era ya un quebradero importante de cabeza y para evitar una lesión de mayor gravedad la ponferradina renunciaba a afrontar los dos últimos intentos sobre los dos tiempos. Con ello se quedaba con 122 kilos en esta modalidad que se iban a los 235 en el total olímpico por los 241 que al final contabilizaba, en este caso sí con tres presencias sobre el tapiz, la coreana Kang. El sueño de medalla se esfumaba para Lidia porque posteriormente dentro del grupo A donde por calidad debería haber competido la leonesa hacía acto de presencia y en él se imponía la china Wang, la gran favorita, con un total de 270 kilos secundada por la ecuatoriana Salazar (263) y la dominicana Santana (256). Lidia ocupaba el décimo puesto final y eso sin poder disputar dos intentos en dos tiempos y con el lastre de los problemas en la cadera.

Décima posición
A pesar de los problemas y no poder completar los intentos la berciana acabó en el top-10

Evitar lesiones
Lidia lo intentó hasta el final pero los dolores en su cadera la obligaron a tirar la toalla

Broche de oro
Ahora toca recuperarse y mirar con ilusión a París donde buscará poner la guinda a su trayectoria

Ahora toca recuperarse y mirar con ilusión a París 2024 donde la tres veces medalla olímpica (oro, plata y bronce) buscará la guinda a toda una excelente y brillante trayectoria pujando por la cuarta presea (sería junto a Craviotto y Mireia Belmonte los únicos deportistas españoles que la tienen). Tiene tres años por delante y además lo haría en su peso, el de 76 kilos, y no en el de 87 que se vio obligada a disputar en estos Juegos. Y nada menos en los que serían su quinta presencia olímpica, algo sólo al alcance de las elegidas.

Lidia se queda sin podio... hasta París
Comentarios