lunes 17/5/21
Fútbol | Primera División

El Madrid da el golpe en la Liga

Real Madrid 2 Barcelona 1 El equipo de Zidane se lleva un Clásico emocionante hasta el final y duerme líder de Primera División ante un Barcelona que no se rindió en ningún momento
El delantero del Real Madrid Karim Benzema celebra el primer gol de su equipo ante el Barcelona en el partido disputado en las instalaciones de Valdebebas. JUANJO MARTÍN

Otro partido grande y otro triunfo del Real Madrid (2-1). Es el sino de los blancos esta temporada, que han tropezado varias veces con obstáculos a priori más sencillos de sortear, pero no han dejado enemigo de entidad en pie por el camino. El Clásico fue madridista, como en la ida en el Camp Nou, porque los hombres de Zidane desarbolaron a su rival con espacios.

Tocó más el Barça, pero tras cada robo el Madrid voló para golpear con contundencia. Benzema y Kroos rubricaron un triunfo que Mingueza puso en duda pero finalmente llegó para poner a los de Chamartín por delante de su eterno rival, con los mismos puntos que el Atlético pero líder provisional por golaveraje a la espera de lo que los colchoneros hagan hoy ante el Betis en el Villamarín.

Prueba del respeto con el que los contendientes suelen afrontar estos partidos la da el refuerzo del centro del campo por el que optaron de inicio tanto Zidane como Koeman, con Valverde en lugar de Asensio en el lado blanco y la entrada de Mingueza en la defensa de tres del Barça para situar a De Jong en su lugar habitual del centro del campo, sacrificando así a Griezmann.

De partida, el Madrid dejó en manos del Barça el control de balón, más confiado en la contra. El conjunto azulgrana tocaba con paciencia por el centro, pero lejos de posiciones comprometidas para el rival, más cómodo en fase ofensiva cuando encuentra espacios. Valverde ejercía de ayudante de Lucas Vázquez en la ardua tarea de frenar las subidas de Jordi Alba por el carril izquierdo, pero ello no impidió que el zurdo generase la primera ocasión del partido, con un centro ante el que Courtois metió el guante de forma providencial.

La respuesta local fue mucho más contundente. Desplegándose en velocidad, tal y como le gusta, el Madrid ganó metros con la enorme zancada de Valverde. El uruguayo encontró el desmarque de Lucas Vázquez por el costado derecho y el gallego centró raso para que Benzema sacase a relucir toda su magia. El galo, de dulce, resolvió con la inmensa calidad de un taconazo y puso en franquía a los blancos. Se esperaba al ‘9’ madridista y ni un cuarto de hora tardó en firmar su decimonovena diana liguera del curso.

El Barça reaccionó al tanto insistiendo en su idea. Mucho toque por dentro, en busca del último pase de Pedri y la amenaza siempre presente de Messi. Mientras, el Madrid esperaba replegado ya con la confianza de su ventaja. Rondaba y rondaba el equipo catalán el área local, pero le faltaba la chispa para crear ocasiones de peligro. Por contra, a los pupilos de Zidane les bastaba una transición para explotar la velocidad de Vinicius, henchido de confianza tras su exhibición contra el Liverpool.

El brasileño, en carrera, forzó la falta en la frontal del área culé y Kroos recurrió a su golpeo para fabricar el 2-0 con la ayuda de Dest, que en un error de principiante perdió de vista el balón y éste le golpeó en la espalda, despistando a Ter Stegen.

Cambios tácticos Con la herida azulgrana sangrante, el Madrid pudo dar el golpe de gracia a su adversario en otra contra, la enésima. Galopó de nuevo Vinicius, la puso a la derecha para Valverde, que a su vez disparó al palo, y en el balón rechazado Ter Stegen rechazó como pudo el remate de Lucas Vázquez. La tormenta se cernía sobre Madrid en lo climatológico y también en el césped sobre el Barça, que sin embargo bien pudo haber alcanzado el descanso con la mínima desventaja después de un saque de esquina olímpico de Messi que se topó con la madera de la puerta de Courtois.

Koeman reaccionó tirando de Griezmann por Dest tras la pausa y cambió su esquema táctico al 4-3-3 para tratar de meterse en el duelo.

La tuvo el francés tras centro de De Jong, pero la echó fuera aunque estaba en fuera de juego. Lo cierto es que exigido por el resultado, el Barça percutía y percutía, ante una defensa blanca de circunstancias pero muy segura. Al menos lo fue hasta que un centro desde la izquierda de Alba, quién si no, lo dejó pasar Griezmann y lo convirtió en el 2-1 Mingueza de forma poco ortodoxa.

De nuevo en partido, el Barça dominó insistentemente, pero con la sensación de que cualquier contrataaque del Madrid podía sentenciar el duelo. El carrusel de cambios dibujó una defensa de tres centrales y carrileros en el Madrid con la entrada de Marcelo para el tramo final.

Reclamó penalti de Mendy sobre Braithwaite el Barça, pero ni el árbitro Gil Manzano ni Soto Grado desde el VAR lo entendieron que era así. Y es que no hay Clásico sin polémica arbitral. No fue lo último de un partido que murió entre la taquicardia tras la expulsión de Casemiro por doble amarilla. El joven pero descarado Ilaix Moriba se topó con el larguero ‘in extremis’ y con esa madera salvadora se completó la semana mágica del Real Madrid, que va por el buen camino.

¿Será el último clásico de Messi? Con esa incógnita miles de aficionados del Barcelona, y del fútbol en general, vieron el clásico que el Real Madrid ganó 2-1 y en el que el delantero argentino, que acaba contrato en junio, se quedó sin marcar.

Messi, con 26 goles, es el jugador que más goles ha marcado en la historia de los clásicos, seguido de Alfredo Di Stéfano y Cristiano Ronaldo, ambos con dieciocho dianas.

Su debut frente al Real Madrid se produjo el 19 de noviembre de 2005, en el Santiago Bernabéu, en un partido que el Barcelona se llevó 0-3 con goles del brasileño Ronaldinho y el camerunés Samuel Eto’o, su pareja de ataque.

Entre medias 29 clásicos ligueros y un total de 45 en competiciones oficiales, los mismos que, a nivel individual, uno de sus eternos rivales, Sergio Ramos, que en esta ocasión no jugó por lesión.

Messi llegó al partido con el Real Madrid en un grandísimo momento de forma. Sus números así lo reflejaban. De los 29 goles de este curso, 19 fueron este 2021 en tres meses. Sin embargo, cuando más lo necesitaba su equipo, el argentino se quedó sin pólvora.

El Madrid da el golpe en la Liga
Comentarios