sábado 22/1/22

El Madrid lo fía todo a Modric

Pese a salir derrengado de la semifinal con el Barça, el croata volverá a comandar a los suyos frente al Athletic Nico Williams, la gran esperanza de los leones
                      Modric volverá a comandar el juego del Real Madrid mañana frente al Athletic. KIKO HUESCA
Modric volverá a comandar el juego del Real Madrid mañana frente al Athletic. KIKO HUESCA

La última vez que Real Madrid y Athletic midieron fuerzas, Luka Modric vio el partido desde casa. El pequeño genio de Zadar se perdió la visita de los blancos el pasado 22 de diciembre a San Mamés (1-2) porque persistían sus síntomas de covid-19, pese a que venía dando negativo en las sucesivas PCR que se le habían practicado. Sufrió, a través de la televisión, con el apurado triunfo de su equipo, que puso tierra de por medio enseguida con dos goles de Karim Benzema pero tuvo que trabajar duro para llevarse los tres puntos de La Catedral a causa de la también tempranera diana de Ohian Sancet.

Mañana no faltará a la cita con los leones en Riad, donde aspira a levantar la que sería su cuarta Supercopa de España y el decimoctavo título desde que aterrizase en Chamartín en el verano de 2012 por petición de José Mourinho. A sus 36 años, el ganador del Balón de Oro en 2018 sigue librando una carrera contra el tiempo. Sueña con estar en el Mundial de Catar para liderar de nuevo a la selección croata, a la que llevó al subcampeonato en Rusia 2018. Para ello, mantiene un envidiable estado de forma, fruto de una estricta dieta y un concienzudo plan de trabajo, que le permite continuar siendo el líder indiscutido del centro del campo del Real Madrid. Un club que extendió su contrato hasta el 30 de junio del presente año y con el que ya tiene ultimada su renovación por otra campaña adicional, como premio a su excepcional rendimiento.

Por su parte, el gran arma de los leones es Nico Williams. El pequeño de los Williams es el héroe de Riad, el autor del gol que metió al Athletic en su segunda final de Supercopa consecutiva. Su diana entronca con la importancia de la del gol de Berchiche al Granada en la Copa o los dos de Raúl García la pasada campaña en la semifinal de este torneo ante el Real Madrid. «Nunca me imaginé vivir esto. Meter un gol en una semifinal, con tu hermano en el campo y tu familia (su madre y su tía, a las que se abrazó al acabar el partido) apoyándote en la grada es algo alucinante. No tengo palabras de agradecimiento para todos», destacó. Y siguió con los sentimientos a flor de piel. «Estoy muy emocionado por compartirlo con Iñaki».

El Madrid lo fía todo a Modric
Comentarios