jueves 9/12/21
Fútbol | Primera División

El Madrid no rompe el muro

Dominio inocuo de los blancos ante un equipo rojillo que exhibió solidez atrás y es el mejor visitante de la Liga (0-0)
                      Benzema dispuso de numerosas ocasiones pero no tuvo su día de cara al gol. J. MARTÍN
Benzema dispuso de numerosas ocasiones pero no tuvo su día de cara al gol. J. MARTÍN

No hubo manera alguna de doblegar a Osasuna (0-0) para el Real Madrid, que podía haber jugado una hora más y quizás así tampoco hubiera encontrado la llave a un cerrojo rojillo de máxima seguridad. Dominó de forma insistente el conjunto de Ancelotti, las cosas como son, pero sus caminos hacia el gol fueron improductivos. Fue incapaz en el juego posicional, abusó de los disparos desde la distancia y los centros al área y apenas sacó rédito a la velocidad a la contra, su mejor característica pero bien controlada por los muchachos de Arrasate.

Osasuna se presentó en el Bernabéu con la vitola de mejor visitante de la Liga, lo que unido al último recuerdo de la afición madridista a orillas de La Castellana, la sorprendente derrota ante el Sheriff en Champions, y la siempre inevitable resaca del clásico no invitaban a confianza alguna en Chamartín. Con Carvajal de regreso por Lucas Vázquez, Camavinga en lugar de Kroos y Asensio sustituyendo a Rodrygo el Madrid trató de meterle mano al duelo a través de la paciencia en la posesión de balón. La precisión en el pase en largo de Kroos y la velocidad de Carvajal encontraron la primera rendija en el entramado defensivo rojillo, poblado hasta con cinco hombres en la zaga, pero Sergio Herrera estuvo rápido al quite.

Sin pólvora

No fue el día de los delanteros del Madrid, incapaces de convertir en gol sus ocasiones

Vinicius no estaba tan activo como en la primera parte en el Camp Nou, pero una cabalgada suya fue suficiente para sacarle la amarilla a Unai García y propiciar una peligrosa falta que Benzema no pudo convertir.

Poco a poco iban llegando las ocasiones blancas, pues Camavinga la tuvo pero estuvo lento para armar el disparo tras pase de Asensio. El Madrid, inocuo en el juego posicional, amenazaba al contraataque y con espacios para la velocidad, su vía hacia el gol predilecta.

Los hombres de Arrasate apenas disfrutaban del balón, pero se defendían con acierto de las intentonas locales, todas ellas desde la distancia ante las dificultades para progresar sin espacios. Lo probaron Militao, con un disparo tan lejano como duro que rechazó Herrera, y Vinicius, cuyo remate se fue lamiendo el poste izquierdo del arco osasunista tras rozar el cuerpo de un rival. Cuando se visita el Bernabéu, el libreto de instrucciones pasa por resistir y golpear en la que se tenga. Y la tuvo Kike García, que tras un saque de esquina se encontró en el corazón del área blanca con un balón tan franco como inesperado, tanto que la echó arriba.

Malas decisiones

Los cambios de Ancelotti atascaron el ataque del conjunto blanco en los minutos finales

Le sobraba control de balón y le faltaba profundidad al Madrid, por lo que Ancelotti recurrió tras el descanso a Rodrygo, en detrimento del amonestado Camavinga, con Asensio como volante ofensivo. Sin embargo, la más clara del inicio del segundo acto fue otra vez de Osasuna, que salió a la contra mediante la velocidad del ‘Chimy’ Avila, al argentino no lo encimó Carvajal pero fue generoso.

No dio resultado, la receta del Madrid a la sequía pasaba todavía por los disparos desde la lejanía, sobre todo de Kroos, que tiene un guante pero no terminó de acertar. La más clara la tuvo Marcelo, que por un instante pareció dispuesto a regresar a ese pasado de lateral izquierdo más desequilibrante del mundo, pero acabó en un quiero y no puedo madridista ante un conjunto que es una roca. Por algo es el mejor visitante de la Liga.

El Madrid no rompe el muro
Comentarios