jueves 26/5/22
                      Nadal celebra su punto ganador frente a Kecmanovic y el pase a los octavos de final. EMILIO NARANJO
Nadal celebra su punto ganador frente a Kecmanovic y el pase a los octavos de final. EMILIO NARANJO

Casi dos meses ha tenido que esperar Rafa Nadal para poder saborear de nuevo un triunfo. El tenista balear, al que una dolencia en las costillas le ha tenido en el dique seco las últimas semanas, debutó ayer en el Mutua Madrid Open pasando por encima de Kecmanovic, a quien derrotó por 6-1 y 7-6 (4) en su victoria número 55 en la capital española.

El manacorense, que busca su sexto título en Madrid, volvió a una pista de tenis tras el problema que sufrió en la final de Indian Wells, donde se cortó su racha de 20 victorias del comienzo de temporada. Un inicio dorado que le reportó tres títulos (Australia, Melbourne y Acapulco) y que, tras la elipsis de Montecarlo y Barcelona, ha tenido su continuación en Madrid, donde Kecmanovic sucumbió ante el estreno en tierra de Nadal.

Por primera vez en su carrera, Nadal comenzó la gira de arcilla en Madrid. Lo hacía sin demasiada preparación en las piernas, algo que advirtió en la previa, pero con buenas sensaciones en cuanto empezó a encadenar golpes. Su primer parcial fue un torbellino típico de sus mejores momentos. Un arrebato de furia ante la rabia de no haber podido competir en los dos torneos anteriores, dos de los más laureados de su carrera. Madrid, debido a la altura, es un escenario más complicado y que se refleja en que en la Caja Mágica solo ha ganado cuatro veces (más la del Madrid Arena, cuando se jugaba en cemento), pero la adaptación fue fantástica. 6-1 a Kecmanovic en poco más de media hora.

No era un caramelito el jugador serbio, que venía de lograr las semifinales en Múnich la semana anterior y su calidad empezó a sobresalir tras un chaparrón que cercenó el ritmo de Nadal. La lluvia obligó a parar el partido media hora, mientras se cerró el techo, y cuando los tenistas volvieron a la pista, Kecmanovic se transformó. Quebró el saque de Nadal y sacó una ventaja que el balear tuvo que recuperar a paladas de tenis y con mucho sufrimiento. No estuvo cómodo el manacorense en ‘indoor’ y Kecmanovic se lo hizo pagar cuando Nadal, con 6-5, sacó para ganar el partido.

El serbio rompió el saque de Nadal y forzó un tenso ‘tie break’ en el que el español sumó los últimos tres puntos y cerró su primer triunfo en dos meses. Su siguiente rival será David Goffin.

Nadal regresa con solvencia