lunes 19/10/20

Remontada con pólvora

Los jugadores del Real Madrid celebran su primer triunfo en el campeonato de Liga. JULIO MUÑOZ

El Real Madrid logró su primera victoria del curso en el Benito Villamarín (2-3). La ausencia de extremos daba vuelo a los carrileros del Real Madrid, pero fue el ‘9’ el que cayó a banda derecha para iluminar a su equipo en el 0-1. Bailó ante Alex Moreno como si fuera Mijail Baryshnikov y conectó con Valverde, que metió el estoque para inaugurar la cuenta goleadora del vigente campeón de Liga esta temporada. Fekir tuvo el empate en sus botas, mas su tiro ajustado salió lamiendo la cepa del palo. Canales afinaba el violín y Sanabria abría opciones con sus desmarques. Los locales filtraban balones al área con extrema facilidad y terminaron recogiendo el premio con un centro sublime de Canales a Mandi, que le ganó la partida a Casemiro antes de poner la bola en la red con un cabezazo certero. Los trescuartistas verdiblancos hacían estragos en la retaguardia del Madrid, incapaz de descifrar la movilidad de sus oponentes. Canales se dio un auténtico festín. De su fino pie llegó también el segundo del Betis. Sirvió el cántabro, tocó Fekir y ajustició William Carvalho. En dos minutos le daba la vuelta el Betis a un partido en el que el Madrid se miraba y no se encontraba.

Retiró Zidane a Odegaard a vuelta de vestuarios para dar entrada a Isco. Cambio de cromos en un equipo que encontró alivio a sus penas en una internada de Carvajal que acabó con Emerson introduciendo el balón en su portería por su afán por negarle el remate a Benzema. Empate con suspense ante lo ajustado de la posición del lionés en el momento del centro del lateral que terminó validando el VAR.

La inclusión de Modric dio otro aire al Real Madrid, pero el pleito podía caer de cualquier lado. No pudo lucirse Jovic, gran sorpresa en el once de Zidane, pero su presencia permitió moverse con más soltura a Benzema, alfa y omega del ataque del Madrid. Relevó el marsellés al serbio por Borja Mayoral, de nuevo con la elástica merengue más de dos años después. Y el canterano terminó siendo decisivo, al provocar el penalti que convertiría Sergio Ramos para dar la primera victoria del curso a un equipo que sufrió otra vez lo indecible en Heliópolis pero que logró extraer tres puntos de oro para ganar un partido difícil.

Remontada con pólvora
Comentarios