domingo 05.07.2020

Zidane echa en falta a Cristiano

La sombra del portugués aún es alargada en un equipo que no tiene a ningún delantero de referencia Solo Benzema mitiga en ataque la ausencia del luso

El Real Madrid cerró el año competitivo demostrando una vez más ante el Athletic en el Bernabéu, al igual que hizo en bastantes tramos de los complicados duelos en Mestalla y el Camp Nou, que ha mejorado y mucho en su juego en las últimas semanas. Dominó sin brillantez, eso sí, y generó un buen puñado de ocasiones, con hasta tres remates a los palos que le negaron el gol y por lo tanto la victoria a pesar de dejar de nuevo su puerta a cero, una asignatura pendiente en otros cursos.

La recuperación de futbolistas como Courtois, Varane, Kroos o Isco y la irrupción de otros como Fede Valverde han dotado al equipo blanco de una solidez y un control de los partidos de los que venía careciendo desde hacía tiempo, pero un lunar sigue lastrando a los pupilos de Zidane, que por momentos se muestran impotentes de cara al gol.

Benzema es el faro del Madrid en ataque con una docena de tantos en Liga, cifra que sólo supera Messi, y otros cuatro en Champions. El ‘9’ francés ya mejora sus datos de la temporada pasada a estas alturas y camina con paso firme hacia los más elevados registros de sus más de diez años en Chamartín, que datan de la campaña 2011-12, cuando alcanzó las 32 dianas entre todas las competiciones. Pese a ello, el galo está muy solo en la tarea realizadora. Para hallar al segundo máximo goleador blanco hay que remontarse a los 6 tantos del jovencísimo Rodrygo, que suma dos en Liga y cuatro en Champions, tres de ellos al Galatasaray.

Más allá del brasileño, otros de los que deberían ser parte del arsenal goleador madridista permanecen estancados. Bale suma apenas los dos tantos que le hizo al Villarreal en el Estadio de La Cerámica; Vinicius también ha visto puerta en un par de ocasiones, ante el Osasuna en el campeonato doméstico y en Brujas en la Champions; Hazard, lastrado por las lesiones, sigue en un gol, el que le hizo al Granada en el Bernabéu, y Jovic, un rematador de altura en el Eintracht de Fráncfort, continúa peleado entre jugadas anuladas y remates al palo, que sólo le han dejado paladear el dulce regusto del gol una vez, frente al Leganés en el Bernabéu. Teniendo en cuenta el tanto de Lucas Vázquez al Celta en la ya lejana primera jornada y que Mariano está definitivamente condenado al ostracismo por Zidane, los jugadores de ataque blancos apenas suman 8 goles en 18 jornadas ligueras sin tener en cuenta a Benzema.

Cierto es que el centro del campo madridista ha subido esta temporada sus prestaciones ofensivas. Así, Modric, Kroos y Valverde suman un par de goles cada uno, Casemiro también vio puerta ante el Levante en el Bernabéu, James hizo lo propio contra el Granada antes de su lesión y sólo Isco permanece inédito frente a la puerta. Sin embargo, esta aportación de la medular, unida a los tres goles de Ramos y los tantos de Varane y Carvajal por parte de la zaga, no es suficiente para elevar unos registros realizadores que impiden al Madrid ser líder pese a su buen desempeño defensivo. Pese a dar síntomas de ir superando poco a poco el adiós de Cristiano Ronaldo, un futbolista que marcó una época en Chamartín, lo cierto es que en la faceta realizadora la sombra del portugués sigue siendo muy alargada. De la mano de Zidane, el Madrid ha conseguido alcanzar los 33 goles a favor tras 18 jornadas, siete más respecto a la escasa cifra de 26 del pasado curso. Es una notable mejoría, pero lo cierto es que este registro sigue siendo inferior respecto a los de cada una de las nueve campañas en las que Cristiano Ronaldo vistió la elástica blanca y lideró al equipo en ataque.

Zidane echa en falta a Cristiano