lunes. 28.11.2022
                      Matallana de Torío es la puerta de entrada de esta ruta en el municipio roblano y va en paralelo a la vía de Feve.
Matallana de Torío es la puerta de entrada de esta ruta en el municipio roblano y va en paralelo a la vía de Feve.

La Robla tiene un gran patrimonio natural y cultural. El Camino Olvidado entra por el valle de Fenar y concluye su paso por el municipio a través del valle de Alba, sin duda dos valles preciosos que los peregrinos disfrutarán a lo grande. Pero también destacan monumentos históricos como la ermita de Celada, que data del siglo XIII y que sin duda alguna es uno de los atractivos más importantes que encontrarán los viajeros cuando lleguen a La Robla. Matallana de Torío es la puerta de entrada de esta ruta en el municipio roblano y va en paralelo a la vía de Feve, que era por donde circulaba el famoso tren hullero, que transportaba el carbón de la zona hasta los altos hornos de Bilbao. Desde el año 2011 La Robla cuenta con un albergue de primera calidad.

Al margen de lo que es el propio Camino Olvidado, como otros tantos municipios de la provincia, La Robla ha sabido modernizarse apostando por el ocio, el sector servicios y el turismo. Por eso cuenta con instalaciones de vanguardia como son sus piscinas municipales, la Casa de Cultura, la iglesia Parroquial de San Roque, el albergue, la escuela de música o el hogar del jubilado y pensionista, entre otros.

Ecos de la vieja vía
Comentarios