lunes. 05.12.2022
                      ramiro
ramiro

La etapa del Camino Olvidado cobra una especial relevancia a su paso por el municipio de Soto y Amío. De todas las que tiene esta ruta quizá sea la etapa más sencilla, pero también de las más bonitas. El peregrino va caminando entre robles y se une al cordel de las merinas. Aguardan asimismo iglesias antiguas en Villayuste y en Lago de Omaña, entre otras. El templo de Villayuste está muy bien conservado. El terreno de esta etapa transcurre por la Reserva de la Biosfera Omaña y Luna, que debe su nombre a los dos ríos. Lago de Omaña es otro de los puntos importantes de esta ruta.

Y más allá del camino, otro de los grandes reclamos de Soto y Amío es sin duda su gastronomía, que participa del arraigo por la tierra que sienten sus gentes. Al igual que el resto de la cocina tradicional de la montaña central leonesa, es la de allí una cocina sencilla y sobria, pero bien sazonada y sabrosa. O sea, cocina «de pueblo», nada más y nada menos, basada en la calidad de sus productos y en el esmero en su preparación.

Cualquier momento es bueno para visitar este impresionante municipio de la provincia leonesa donde siempre hay un secreto por descubrir.

Un paseo entre robles
Comentarios