lunes. 05.12.2022
                      La montaña parece una barrera infranqueable, pero los increíbles paisajes que ofrece ayudan a superar el esfuerzo.
La montaña parece una barrera infranqueable, pero los increíbles paisajes que ofrece ayudan a superar el esfuerzo.

Serpenteando junto al curso del río de Folledo y aguas abajo junto al Casares, el Camino Olvidado deja atrás Beberino para adentrarse en La Pola de Gordón. En sus inmediaciones, sus aguas se vierten el río Bernesga. La etapa discurre por la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga entre parajes singulares acompañado de un impresionante patrimonio natural y cultural. Después de dejar atrás La Pola comienza de nuevo el ascenso. La montaña parece una barrera infranqueable, pero los increíbles paisajes que ofrece ayudan a superar el esfuerzo.

En lo que al propio municipio se refiere, viajar a La Pola de Gordón es meterse de lleno en parte de la La Reserva de La Biosfera Alto Bernesga, un paraje que, debido a su situación estratégica en la montaña central de León, ha sido zona de comunicación entre el este y el oeste de la provincia y paso desde tiempo inmemorial hacia la zona astur. Territorio surcado por infinidad de caminos que durante siglos fueron utilizados por todo tipo de gentes, peregrinos, religiosos, pastores, arrieros y nobles.

De su gastronomía, lo más típico y conocido es el cocido gordonés, que celebra sus tradicionales jornadas cada mes de noviembre.

Una reserva mágica
Comentarios