domingo 22/5/22
                      Un cliente abona una compra en un establecimiento comercial. EFE
Un cliente abona una compra en un establecimiento comercial. EFE

La pandemia del covid ha provocado una crisis económica global sin precedentes, que los expertos solo comparan con la que se vivió tras la Segunda Guerra Mundial. La reconstrucción en la era-post covid plantea, por tanto, un reto mayúsculo que la Unión Europea deberá abordar desde puntos de partida muy diferentes. España enfrenta este desafío en el vagón de cola de Europa, siendo la segunda nación con más déficit, con la deuda pública disparada hasta el 121,8% del PIB y con una tasa de paro que duplica la del resto de países de su entorno.

A pesar de que los indicadores económicos que recoge la Oficina de Estadística de la UE —el Eurostat— señalan una pequeña mejora respecto al segundo trimestre de 2021, las cifras siguen sin ser nada halagüeñas. El déficit español se situó en el -7,3% en el tercer trimestre de 2021, lo que indica que a nivel nacional se gastó mucho más de lo que se ingresó. En el resto de Europa solo se registró una cifra de déficit similar, en Malta (-8,1%). Por contra, los menores desequilibrios negativos se observaron en Suecia, con un -0,4%; Lituania, con un (-0,9%), Portugal, Polonia, Países Bajos y Luxemburgo, con un -1% cada uno.

La contracción económica que provocó el virus fue demoledora para España y obligó al país a incrementar su gasto, lo que disparó la deuda pública en 26 puntos, hasta el 121,8% del PIB. El cese de la actividad -sobre todo en los sectores del turismo y la hostelería- tuvo gran impacto en el mercado laboral, llevando la tasa de desempleo a lo más alto de la tabla europea. En términos absolutos, España acumula actualmente tres de cada diez parados de la Eurozona. Además, el desempleo entre los jóvenes alcanza cotas aún más preocupantes y roza el 30%.

El endeudamiento en el resto de la UE fue generalizado, pero hubo países donde se incrementó más que en otros. Así, la deuda griega llegó a duplicar el valor de su PIB (200,7%), en Italia alcanzó el 155,3% y en Portugal se situó en el 130,5%. La caída del empleo en estos tres países también fue especialmente notoria, debido al peso del sector servicios en sus economías. El mercado laboral griego fue especialmente golpeado, con una tasa de paro del 13,4% en 2021, y en Italia llegó al 9,2%.

División norte-sur Además del impacto desigual del covid, cada país tenía su situación particular antes de la llegada del virus. En 2019, España estaba también entre los países con más desempleo de la UE, con una tasa de paro del 13%, pero lejos de los niveles actuales. El mercado de trabajo nacional arrastraba todavía parte de las consecuencias de la crisis financiera de 2008, que también disparó la deuda y el déficit público. Con todo, países como Italia, Grecia, Portugal y Bélgica estaban más endeudados que España.

A diferencia de la crisis de 2008, frente al covid Europa actuó «con una única voz».

El déficit, la deuda y el desempleo lastran a España frente a Europa
Comentarios