viernes 21/1/22

El Gobierno suaviza la penalización a los temporales en la reforma laboral

Propondrá un nuevo trato a los eventuales en un contexto cada vez más cercano al acuerdo
                      La vicepresidenta confía en agilizar los trámites. MINISTERIO DE TRABAJO
La vicepresidenta confía en agilizar los trámites. MINISTERIO DE TRABAJO

La nueva reforma laboral está hoy un paso más cerca de llegar a su objetivo de tener aprobado un nuevo texto del Estatuto de los Trabajadores antes de fin de mes, como el Gobierno se ha comprometido ante la Comisión Europea. Así lo admiten las distintas partes que participan en el diálogo social —el propio Ejecutivo, CC OO y UGT, y CEOE— tras la reunión mantenida este martes por videoconferencia, en la que se ha tratado uno de los asuntos mollares y más complicados para llegar a un acuerdo: el de la temporalidad.

El Ejecutivo ha puesto sobre la mesa una nueva propuesta para modificar el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores, el que define el uso de los contratos temporales, y que tanto quebradero de cabeza provoca en esta negociación. Lo ha hecho, además, después de que la patronal presentara la semana pasada su propia reforma laboral con aspiraciones que podían romper el acuerdo para que todas las firmas estuvieran finalmente estampadas en el texto. En el último documento del Ejecutivo, según apuntan fuentes de la negociación, se suaviza la idea inicial de aplicar un límite máximo de temporales por empresa: primero se abogó por un 15% de las plantillas y después se rebajó esa exigencia en función del tamaño de cada negocio o sector.

Interinidad

La idea del Ministerio de Trabajo es el de definir las causas de la contratación eventual en función de las circunstancias de la producción de una empresa, que pueda verse obligada a realizar incorporaciones puntuales. Por ejemplo, en campañas como la de la Navidad. Esto es, periodos muy definidos y previsibles en el tiempo, con su correspondiente justificación y limitaciones en el número de días de eventuales al año. Y siempre sin cuotas de temporales en función de la plantilla. Esa sería una de las grandes novedades con respecto a la intención inicial.

También se ha abordado la situación de los contratos de interinidad en algunas coberturas como las vacaciones, así como el tiempo de los contratos circunstanciales de corta duración o la nulidad del contrato en caso de fraudes de ley en la contratación temporal, indican fuentes sindicales.

En relación al contrato fijo discontinuo, falta por acercar posiciones en torno a los criterios objetivos y formales del llamamiento, las causas por las que se justifica la posible falta de incorporación ante un llamamiento, para que esto no se considere una dimisión de la persona trabajadora, el periodo garantizado de trabajo efectivo y el cómputo de la antigüedad. Aspectos claves para CC OO, según apuntan fuentes del sindicato.

A pesar de la «dificultad» que admiten todas las partes para llegar a un acuerdo, también apuntan que «hay consenso en la filosofía y en el esquema de contratación que se perfila en las propuestas» que se han ido construyendo en las últimas semanas. «Se van acercando algunas posturas, que vienen a suponer avances», indican estas mismas fuentes. Las tres partes volverán a reunirse este mismo viernes para tratar de lograr un acuerdo sobre el que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se muestra cada vez más esperanzada.

Y ello a pesar del tira y afloja entre Gobierno y patronal, que no borra el optimismo del Ejecutivo para cumplir su compromiso de cerrar el pacto antes de que acabe el año. Así lo manifestó este lunes Díaz, reiterando que el texto estará listo y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) antes de que acabe 2021.

Implicar a la Patronal

Aunque el mensaje es el mismo que en las últimas jornadas, Díaz lo ha podido transmitir esta vez en Bruselas, justo antes de una reunión de los ministros del ramo de los Veintisiete. Según ha detallado, el texto sobre la reforma está «en la pista de salida» para su aprobación y publicación. Y espera contar con el apoyo de los empresarios. La vicepresidenta segunda ha explicado que el Gobierno está trabajando «con mayor ahínco» para cerrar un texto que implique a la patronal y lograr una reforma de la que, según ha comentado, ya tiene los detalles cerrados en coordinación con Bruselas.

El Gobierno suaviza la penalización a los temporales en la reforma laboral
Comentarios