sábado. 04.02.2023

La prima de riesgo vuelve a bajar de los 100 puntos casi cinco años después

Las palabras de Draghi sobre una inminente compra de deuda animan a los inversores.

La prima de riesgo ha roto la barrera psicológica de los 100 puntos básicos. En algunos momentos del día, el diferencial entre el interés exigido al bono español a diez años frente a su equivalente alemán ha llegado a caer hasta los 97 puntos básicos, para cerrar finalmente en los 100. Desde mayo de 2010, el indicador no se situaba en niveles tan bajos. La expectativa de una compra masiva de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) -otra vez puesta de manifiesto por su gobernador, Mario Draghi-, unida a la mejora en la percepción sobre la economía española, ha espoleado el ánimo de los inversores, que han mostrado un especial apetito por los bonos que circulan por el mercado secundario.

El banquero italiano ha venido a reconocer, en una entrevista con el diario Handelsblatt, que los riesgos para el cumplimiento del mandato de estabilidad de precios de la entidad son mayores en la actualidad que hace seis meses, razón por la que el banco central comienza a allanar el terreno para la adquisición de deuda soberana. «Nos encontramos en las preparaciones técnicas para ajustar el montante, la velocidad, y la composición de las medidas al principio de 2015, si llegara a ser necesario, para reaccionar a un periodo demasiado largo de inflación baja», explicaba Draghi.

Las palabras del presidente del instituto emisor han tenido un efecto inmediato sobre el interés que los inversores pagan por los bonos españoles a diez años, que bajaba a un histórico 1,532% (1,55% al cierre). En la medida que su equivalente alemán (el ‘bund’) también empezaba a caer (por debajo del 0,50%), la prima de riesgo española se estabilizaba a media mañana por encima de los 100 puntos básicos, después de marcar mínimos históricos de 97. A última hora de la tarde el bono español acentuaba su caída respecto al ‘bund’, lo que volvía a contraer la prima de riesgo muy cerca de la frontera de los dos dígitos.

Hasta mayo de 2010, el significado de la prima de riesgo era desconocido para la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles. Muchos ni siquiera habían oído hablar de ese término, que muy pronto comenzaría a introducirse en las conversaciones a pie de calle. En los años previos a la crisis, la prima de riesgo incluso era negativa. Es decir, que los inversores pagaban por comprar deuda soberana española y de otros países.

La escalada del indicador arrancó en 2008, cuando la recesión llamaba a las puertas de la economía mundial, aunque no se intensificaría hasta el rescate griego de mayo de 2010. Ese mismo mes (el día 12), Zapatero anunciaba los primeros grandes recortes del gasto social en España, y la prima de riesgo, al tiempo que se disparaba por encima de los 160 puntos básicos, pasaba a convertirse en un arma arrojadiza entre los partidos políticos.

El indicador tocaría su techo a finales de julio de 2012, apenas mes y medio después de que España solicitara formalmente el rescate de su sistema bancario: llegó a rozar los 650 puntos básicos. El punto de inflexión llegó con el ya célebre discurso de Draghi (el 26 de julio de 2012) en el que aseguró que el BCE haría «todo lo que fuera necesario» para sostener la arquitectura del euro, que amenazaba con venirse abajo.

A lo largo de 2014, el rendimiento del bono español a diez años se redujo en bastante más de la mitad, lo que ha conllevado una caída de la prima de riesgo superior a los cien puntos: de los 222 con que comenzaba enero de 2014 a 113 con que cerró el 31 de diciembre.

La prima de riesgo vuelve a bajar de los 100 puntos casi cinco años después
Comentarios