lunes. 05.12.2022

Aragonès cesa a su vicepresidente y deja el ‘govern’ al borde del abismo

Jordi Puigneró es el máximo representante de Junts en el ejecutivo y nexo con Puigdemont
                      Imagen de los consejeros de JuntsXCat, ayer, a su llegada al Palacio de la Generalitat. QUIQUE GARCÍA
Imagen de los consejeros de JuntsXCat, ayer, a su llegada al Palacio de la Generalitat. QUIQUE GARCÍA

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anunciado este miércoles por la noche su decisión de destituir al vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales y Territorio, Jordi Puigneró, máximo representante de Junts en el ejecutivo catalán, por «pérdida de confianza» en él.

Aragonès ha comparecido pasadas las once de la noche de este miércoles desde la Galería Gótica del Palau de la Generalitat, tras una reunión extraordinaria del Govern esta tarde, que se ha alargado algo más de dos horas, y un posterior encuentro de más de tres horas del president con el secretario general de JxCat, Jordi Turull..

La última crisis en el Govern catalán no se ha limitado a una pugna interna más. Esta vez ha puesto a la coalición que forman Esquerra y Junts al filo del precipicio. Nunca antes habían estado tan cerca de la ruptura. El president, Pere Aragonès, considera que su autoridad se ha visto cuestionada en uno de los momentos más delicados de la legislatura y ante la posibilidad de que sus socios de Ejecutivo amenacen con someterlo a una cuestión de confianza. Por ello, ayer les lanzó un ultimátum: «O sois Govern o sois oposición». El órdago llegó después de que el dirigente de los republicanos convocara una reunión de urgencia del Consell Executiu (el órgano de Gobierno autonómico) en la que mostró su malestar y cuestionó uno por uno a cada conseller de los posconvergentes sobre su lealtad.

La fractura que existe es tal que ambos partidos divergieron hasta en el relato de lo sucedido en las algo más de dos horas que duró el encuentro. Según informó este miércoles Junts a través de un comunicado, sus consellers mantuvieron una postura común y se reafirmaron en apoyar la cuestión de confianza lanzada un día antes por el grupo parlamentario posconvergente. También negaron conocer esta iniciativa, que acabó por ser el detonante de la crisis. Solo estaba al tanto, trasladaron a Aragonès, el vicepresidente Jordi Puigneró. «En cualquier caso, todos se reafirmaron en apoyar la propuesta», zanjan los posconvergentes. Sin embargo, desde Presidencia informaron de que estos ofrecieron respuestas «irregulares» y «divergentes» cuando el president les preguntó si estaban de acuerdo o no con someter a examen la confianza de que dispone. Lo único en lo que coinciden todas las fuentes es que desde Junts han marcado tres condiciones a Esquerra para continuar en el Govern: establecer una dirección de coordinación estratégica del independentismo, que la mesa de diálogo con el Gobierno de Sánchez se centre exclusivamente en la autodeterminación y la amnistía, y que ERC y Junts se coordinen en el Congreso. Premisas que los junteros creen que no se estarían cumpliendo y que resultan difícilmente asumibles por sus aún aliados en este contexto.

Pero dentro de Junts también hay posiciones enfrentadas sobre si deben continuar en un Ejecutivo. que, a su entender no da pasos hacia la independencia.

Aragonès cesa a su vicepresidente y deja el ‘govern’ al borde del abismo
Comentarios