domingo. 27.11.2022

Archivos inéditos desvelan un plan para matar a Pedro J. y Cebrián tras el 23-F

El diario personal del jefe de los espías españoles desvela que Armada habló con el rey antes del golpe

El general Emilio Alonso Manglano, jefe de los espías españoles entre 1981 y 1995, tenía la costumbre de anotar la ingente información que iba acumulando en diferentes encuentros y viajes. Así, configuró durante los catorce años al frente del Centro Superior de Información de la Defensa (Cesid) un inmenso archivo personal con cientos de documentos, donde dejó registradas sus reuniones y conversaciones más relevantes, que ahora ABC ha sacado a la luz.

De los archivos desvelados se sabe que el general Armada habló dos veces con don Juan Carlos el 23-F; que Margarita Robles, desde su posición en la secretaría de Estado de Interior en el Ministerio de Justicia e Interior, donde permaneció entre 1994 y 1996, entregaba todos los meses cinco millones de pesetas (30.000 euros) de los fondos reservados a la Casa del Rey, «en metálico, para no dejar rastro»; y que Pedro J. Ramírez y Juan Luis Cebrián, entonces al frente de Diario 16 y El País, estuvieron en el punto de mira de un grupo de oficiales para ser ejecutados.

«En una reunión de oficiales se habló de formar un comando que ejecute a Cebrián y Pedro J.», dejó escrito Manglano. La información la recibió a los pocos días de asumir la dirección del Cesid, en mayo de 1981, de un confidente militar. El motivo, que ambos periódicos defendían la democracia y la ruptura con el pasado dictatorial en su línea editorial.

Además, del archivo personal de Manglano se desprende que el general Alfonso Armada intentó sin éxito conseguir el beneplácito del rey al golpe de Estado del 23-F la tarde de la asonada. Dos meses antes había advertido al monarca de que el Ejército no le guardaba «lealtad» y se había ofrecido ya a enmendar la situación: «Yo puedo arreglarlo. Tengo prestigio y conozco a mucha gente». Manglano, ya fallecido, relata el 23-F a partir de sus audiencias con el rey Juan Carlos —la primera, dos meses después del golpe— y muestra la relación que el monarca mantenía con Armada. Según dice que le contó el rey y él anotó en sus cuadernos, poco tiempo antes del asalto al Congreso, en la Nochebuena de 1980, habían estado juntos en Baqueira y habían hablado del futuro del general.

«Puedo optar a tres destinos», le dijo Armada al rey según estos diarios, haciendo referencia expresa a ser segundo Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jeme). «¿Cuál prefieres?», le preguntó don Juan Carlos. «Hombre, mejor segundo Jeme», concluyó Armada. Mes y medio después, once días antes del golpe, accedía al cargo.

En aquel encuentro, recogen los apuntes, Armada le dijo al rey que el Ejército no le guardaba «lealtad» y se ofreció a «arreglarlo». El 23-F pilló a Juan Carlos I «en chándal, dispuesto a jugar al ‘squash’». Al conocerse la noticia, el secretario de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, llamó a diversas instancias militares para saber qué ocurría.

Archivos inéditos desvelan un plan para matar a Pedro J. y Cebrián tras el 23-F
Comentarios