sábado. 25.06.2022

El Pleno del Congreso ha vivido una nueva secuencia de exabrupto, protesta y retirada del Diario de Sesiones: esta vez ha sido Vox quien ha tachado de «golpista» a ERC y, tras la protesta de los republicanos, se ha ordenado retirar la acusación de las actas. Pese a las llamadas a la prudencia de la presidenta, Meritxell Batet, a los portavoces de los grupos, estos episodios empiezan a ser frecuentes en la Cámara, a una media de una o dos veces por Pleno. La pasada semana, un día se retiró la expresión «terrorista» que la portavoz del PP, Cayetana Alvarez de Toledo, dedicó al padre del vicepresidente Pablo Iglesias, y otro fue la diputada de la CUP, Mireia Vehí, la que habló de «Borbones ladrones», una expresión que el socialista Alfonso Rodríguez y Gomez de Celis, que entonces dirigía la sesión, también ordenó retirar. Este miércoles fue la diputada independentista Miriam Nogueras (Junts) la que llamó «fascista» al coronel Diego Pérez de los Cobos.

Batet retira el «golpistas» de Vox