domingo 16/5/21

Esquerra busca rebañar votos en todos los sectores del independentismo

Se abre a celebrar un referéndum en 2025 pero se desmarca de la vía secesionista unilateral
Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso. BALLESTEROS

Esquerra Republicana empieza a sentir en el cogote el aliento electoral de Junts per Catalunya y se ha lanzado a buscar votos en todos los rincones del independentismo. Aunque sea con planteamientos en apariencia contradictorios. En una semana, ha considerado razonable celebrar un referéndum de autodeterminación en 2025 y al mismo tiempo ha roto amarras con la vía secesionista unilateral que preconiza Carles Puigdemont. El último sondeo del Centro de Estudios de la Generalitat redujo la ventaja de los republicanos sobre los posconvergentes a una horquilla de entre tres y cinco escaños cuando en noviembre era de siete a nueve. Una situación similar se produjo en las anteriores elecciones autonómicas. Entonces, todas las encuestas situaban a Esquerra como primera fuerza soberanista y en las urnas se vio rebasada por JxCat. Los republicanos ganaron en Cataluña las elecciones generales celebradas en abril y noviembre de 2019, pero las autonómicas se les resisten y siempre han quedado por detrás de las listas encabezadas por Puigdemont, y antes por Artur Mas. En esta oportunidad, todo apuntaba a que tenían la victoria al alcance de la mano pero la campaña se está haciendo eterna para los republicanos, al frente de la Generalitat con Pere Aragonès tras la inhabilitación de Quim Torra hace tres meses. La irrupción de Puigdemont, que al final será el número uno de JxCat, ha sido la puntilla para sacudir las filas de ERC, que se enfrenta al espejo de las autonómicas de diciembre de 2017. Ante semejante panorama y a mes y medio, pandemia mediante, de las elecciones, Esquerra ha puesto en marcha una campaña ‘atrapalotodo’ para conseguir apoyos del independentismo radical y del moderado. Su número dos en las listas, Laura Vilagrà, recogió un guante lanzado por la CUP en noviembre, y al que casi nadie había prestado atención, y se mostró dispuesta a llevar a cabo un referéndum sobre la independencia al final la legislatura que saldrá de las elecciones del 14 de febrero. «Hablémoslo. También podría ser una opción», dijo.

Transversalidad y vía estrecha

Vilagrà defendió que Esquerra ha sido capaz de forzar que «el Estado se siente de igual a igual con el Govern» en la mesa de diálogo pactada a cambio de que su partido se abstuviera en la investidura de Pedro Sánchez. Pero, añadió, «tampoco abandonamos la posibilidad de una vía unilateral» para la segregación de Cataluña. Eso sí, precisó, «cuando seamos más fuertes, cuando estemos más preparados y cuando se den las condiciones». Es decir, ahora no.

La dirigente republicana explicó que el de su partido es un «independentismo abierto e integrador», una definición que no casa demasiado con la iniciativa de la organización juvenil de Esquerra, que ha lanzado la campaña «no compres en castellano» en los comercios de Cataluña.

Pero Vilagrà insistió en que el proyecto republicano es de acumulación de fuerzas sin hacer «la prueba del algodón» de pureza soberanista a nadie y sin las urgencias del calendario.

Esquerra busca rebañar votos en todos los sectores del independentismo
Comentarios